Un pistolero espera una corrida de toros en la plaza de toros de Candelaria en Valdemorillo, Madrid, el 5 de febrero de 2022.

El Ministerio de Cultura anunció este viernes que el Premio Nacional Taurino dejará de entregarse este año y que se ha iniciado el trámite definitivo para el Premio Nacional Taurino. El ministro Ernest Urtasson ha expresado repetidamente su oposición a las representaciones basadas en la crueldad hacia los animales y, de hecho, el ministerio no seleccionó a ningún representante del toreo para recibir la Medalla de Bellas Artes. La medida ha sido criticada por la comunidad taurina, PP y Vox, pero también por magnates socialistas como Emiliano García-Page. El último ganador fue Julián López (El Juli), quien se retiró el año pasado tras un cuarto de siglo en el juego.

No es la primera vez que Urtasson se encuentra en problemas, ya que anteriormente generó polémica cuando se unió al Ministerio de Cultura al declarar la cultura como una «forma de combate» contra la retórica de extrema derecha o al proponer la descolonización de los museos españoles. Esto no es sorprendente: la oposición a las corridas de toros ha sido incluida en el programa electoral de la organización liderada por Yolanda Díaz y miembros del Partido Socialista de los Trabajadores en el gobierno de Pedro Sánchez. Propone abolir «la protección cultural y patrimonial de las corridas de toros», restringir la participación de menores en «representaciones crueles con animales» y «prohibir la financiación pública de representaciones taurinas con el fin de matar animales».

Más información

«La gente es cada vez menos consciente de la crueldad hacia los animales y de los premios que se conceden por ello», explicó Urtasson el viernes por la mañana en su programa «Al Rojo Vivo» suscrito esta tarde, señalando las actuaciones del Gobierno local, «todo el mundo es libre de recompensar lo que quiera dentro de sus propias posibilidades», pese a las reticencias de la sociedad española a hacerlo.

La fuente ministerial que facilitó la información explicó: «Sabemos que el objetivo del Premio Nacional es visibilizar el sector cultural apoyado por la sociedad, y creemos que la sociedad actual está cada vez más preocupada por el bienestar animal», según Asuntos Taurinos. Según las estadísticas, entre 2021 y 2022 la proporción de españoles que asistieron a espectáculos o festejos taurinos disminuyó 5,9 puntos respecto a 2019. “Las próximas actuaciones del departamento en materia taurina seguirán la misma línea”, aseguró la misma fuente.

Un pistolero espera una corrida de toros en la Plaza de Toros de Candelaria en Valdemorillo, Madrid, el 5 de febrero de 2022.Isabel Infantes (Getty Images)

El departamento de Urtasun está cargado de datos para sustentar sus decisiones. Por ejemplo, según una encuesta de 2022 de la Fundación BBVA, los españoles valoraron con un 1,9 el uso de animales en las representaciones taurinas. El número de corridas de toros en España ha bajado de 3.651 en 2007 a 1.546 en 2022. En algunas zonas, como Canarias o Cataluña, no se celebran corridas de toros; en Galicia, Asturias, Baleares, Melilla, Cantabria o Lori. En otras zonas como Oja, naturalmente son casi inexistentes.

Malestar y recompensas paralelas

Como era de esperar, la noticia provocó un gran descontento entre la comunidad taurina, y algunos gobiernos locales se apresuraron a anunciar la creación de sus propios premios taurinos. Poco después de conocerse la noticia, el colectivo taurino expresó su indignación en palabras de Vittorino Martín, presidente de la Fundación Toro de Lidia (FTL), quien declaró a Efe que Urtasson «no cumplió con sus deberes de funcionario público». adopta una actitud discriminatoria hacia el toreo “por motivos ideológicos”. La fundación considerará tomar medidas contra la represión y otorgar ella misma el premio de 2024. «Si no le gustan [los toros]»Es respetado, pero no gobierna para hacer lo que le gusta, sino para todos los españoles», añadió el ganadero.

La idea de crear un nuevo premio paralelo surgió en varios lugares al mismo tiempo, como en el Gobierno militar de Extremadura o en Valencia, donde el vicepresidente primero Vicente Varela (Vox) era torero, declaró: » Esto es un símbolo de un ataque a la libertad de expresión, y el papel del Estado debe ser promover y proteger la diversidad cultural que caracteriza a nuestro país».

También en el otro lado del espectro ideológico, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Pecchi, un socialista a menudo crítico con la línea oficial, anunció en su Red con la comunidad la creación de premios taurinos en sus comunidades. «Los premios también pretenden poder ser coordinados o compartidos con otras comunidades autónomas, ya que queremos que tengan un alcance nacional e internacional», escribió en Twitter.

El matador Morante de la Puebla (extremo derecho) recibe en Zaragoza el Premio Nacional Taurino 2021. De izquierda a derecha: el presidente aragonés, Javier Rambán, los reyes Felipe y Letizia, y el ministro de Cultura y Deportes, Mikel Eseta.El matador Morante de la Puebla (extremo derecho) recibe en Zaragoza el Premio Nacional Taurino 2021. De izquierda a derecha: el presidente aragonés, Javier Rambán, los reyes Felipe y Letizia, y el ministro de Cultura y Deportes, Mikel Eseta.Javier Ceborada (EFE)

Mariano De Paco, consejero de Cultura de la Comunidad de Madrid, calificó de «lamentable» la cancelación del premio e instó a Urtasson a «prestar atención» a las cuestiones culturales, donde hay «muchas preguntas sin respuesta». Asimismo, Marta Rivera de la Cruz, representante cultural del Ayuntamiento de la capital, defendió el toreo con un argumento manido y autoritario: “Lorca, Picasso, Cha Wes Nogales o Enrique Tierno Galván estarán «muy molestos por la decisión del ministerio». » hoy.

«Si no nos adaptamos a la nueva realidad social, haremos daño. Creo que hemos tomado una decisión con la que estamos de acuerdo la mayoría de los españoles y que es conforme a la Ley de Bienestar Animal. Creo que quienes están tomando un alboroto son claramente minoritarios», respondió Ertasson en el programa Al Rojo Vivo de La Sexta. Refiriéndose a las iniciativas de diferentes gobiernos regionales para crear nuevos premios, dijo: «Si alguien cree que la crueldad animal debe ser recompensada con fondos públicos, es libre de hacerlo dentro de sus competencias».

Otra disciplina artística

El Premio Nacional Taurino se instauró en 2011 bajo el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, aunque el galardón se concedió por primera vez en 2013, cuando recayó en Paco Oje en manos de Paco Ojeda. En parte, esto significa reconocer la tauromaquia como un arte, ya que otros premios nacionales premian específicamente disciplinas artísticas como el teatro, la narrativa, el cómic o la danza. Su premio de 30.000 € es 10.000 € más que otros premios, como el de poesía. La legislación actual reconoce la tauromaquia como parte del patrimonio cultural digno de protección y promoción en todo PeriodistasdeGenero. Según el Ministerio, el motivo de la cancelación del premio en estas fechas es simplemente responder al ritmo de los premios nacionales y a la formación del jurado.

«Mi posición en este tema es de sobra conocida. El toreo es una gran tradición española, pero, como todo en la vida, las tradiciones evolucionan, ¿no? Lo he dicho muchas veces y creo que la sociedad, la gran mayoría de la gente, no está de acuerdo con los animales». crueldad”, explicó el ministro Urtasson en una entrevista con este diario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí