“Mato sin piedad”, admite Natalia Gómez Navajas. El escritor logroñés es también comisario de «La Rioja Negra» noir, thrillers y encuentros policiacos, un evento destinado a la divulgación del género y de los autores locales.

El festival, que nació el año pasado en Baños de Río Tobia y se realizó por segunda vez en Santo Domingo de la Calzada, tiene el mismo objetivo, “lectores y autores se conocen, la ciudad vuelve su mirada a la gente y en el se reconoce en él». «Los escritores escribimos para que nos lean -dice Gómez Navajas-, pero sabemos que si la lectura es viva y escuchada, la lectura tiene aún más sentido. acercarse a la literatura, es mejor hacer lo contrario.

Debutó en el cine en 2016 con «Behind the Lens», un thriller en el que un fotógrafo y un escritor se ven obligados a enfrentarse a los extremos de Nueva Orleans. En «Buzali» (2018), finalista del Premio Negra de Cartagena, se adentra en los mundos del crimen organizado, el narcotráfico y la trata de blancas desde la perspectiva de los mafiosos albaneses.

Su tercera novela «Aras de venganza» (2020) ya está ambientada en La Rioja. La historia comienza en el convento de La Estrella de San Asensio, donde el cuerpo de una joven aparece como ofrenda en el altar de la iglesia. Junto al cuerpo había una carta dirigida a Luis Acevedo, un ex teniente especial de la policía que acababa de regresar a Logroño y pensaba retomar una vida tranquila. El escenario lo hizo presagiar que estaba rastreando a un asesino en serie.

«La Rioja es muy ‘rustic noir'», dice el autor. «El mundo rural es enorme y un gran desconocido. Las desavenencias entre vecinos pueden ser habituales, aunque desde fuera no pudimos apreciarlo ya que parecía un entorno tranquilo. Pero no hay duda de que cualquier escena es factible para cometer un crimen.

también con condena social

Su cuarta novela, El fiscal, no tiene una ubicación específica. Una fiscal investiga un caso casi desesperado en el que el principal sospechoso es su propio marido, a quien intentará salvar a pesar de su crisis matrimonial.

Según Gómez Navajas, el género ha evolucionado en los últimos años: «Lo que se publica ahora es romper fronteras. No hay noir puro, sino una mezcla de factores: el ritmo de un thriller, el suspenso y la intriga de un detective, y el matiz de condena social, lo que lo convierte en una de las mejores maneras de combinar el entretenimiento con la realidad.

A ello contribuye que cada vez más autores se sumen a un género que “antes no se le daba el peso justo por sesgos en cuanto a la calidad literaria, pero que ahora es -asegura- inconfundible”.

Entre sus secretos para «cometir» una buena novela policíaca, como el perfecto crimen literario, se encuentran varias cuestiones inseparables: «La novela tiene que ser creíble. No se puede engañar al lector». Además, hay un dato inquietante: » El mal siempre nos ha atraído. «

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí