Un tesoro de la subcultura Kimbaya, un regalo envenenado

“Tengo el honor de informarle que hoy he entregado a Su Majestad el Regente objetos de oro de la colección de antigüedades de Quimbaya que fueron entregados como regalo del gobierno a España en 1892, según palabras del entonces presidente Carlos Holguín Holguín”. en el Congreso de Colombia podría poner en problemas a Juan Manuel Santos, el actual jefe del Ejecutivo, más de un siglo después. La Corte Constitucional, máximo tribunal del país sudamericano involucrado en el caso, decidirá a partir de esta semana si son viables las solicitudes presentadas por múltiples partes…

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes una cuenta en PeriodistasdeGenero, puedes utilizarla para acreditar tu identidad

“Tengo el honor de informarle que hoy he entregado a Su Majestad el Regente objetos de oro de la colección de antigüedades de Quimbaya que fueron entregados como regalo del gobierno a España en 1892, según palabras del entonces presidente Carlos Holguín Holguín”. en el Congreso de Colombia podría poner en problemas a Juan Manuel Santos, el actual jefe del Ejecutivo, más de un siglo después. El Tribunal Constitucional, máximo tribunal del país sudamericano en el caso, decidirá a partir de esta semana si entrega al Gobierno una solicitud de varios particulares que solicitaban a través de la UNESCO 122 piezas de oro de la subcultura Quimbaya. En 1893, la corona española expuesta en el Museo Americano de Madrid fue devuelta a Colombia.

Desde 2006, el abogado Felipe Rincón y otros han argumentado que las obras fueron donadas ilegalmente por Holguín a María Cristina, reina de Habsburgo-Lorena. En 2009, el juez coincidió con la opinión del abogado, pero en 2011, el tribunal anuló la decisión en segunda instancia, al considerar que no había argumentos suficientes para sustentar la declaración del nacimiento ilegal.

Prueba de gratitud

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia ha hecho un llamado para que la colección no sea declarada bien cultural del país y, por tanto, considera que no fue entregada ilegalmente.

Uno de los tesoros Quimbaya en el Museo Americano de Madrid.Bernardo Pérez

Aunque el asunto parecía resuelto, la insistencia de Rincón le impulsó a presentar un nuevo recurso de apelación, que el Tribunal Constitucional decidió acoger y estudiar en 2012. Cuatro años después, el tribunal reabrirá el caso y se dispone a decidir si, como afirman los denunciantes, la entrega fue ilegal porque los tesoros fueron comprados con fondos estatales y entregados a España sin permiso del Congreso. Representante del pueblo colombiano.

Según la reseña histórica de Rincón, la colección fue comprada por el gobierno a un cazador de tesoros en una tumba indígena y debía ser exhibida en Madrid en 1892 como parte de la celebración del cuatrociento aniversario del descubrimiento de América. Sin embargo, los abogados insisten en que el presidente Holguín donó estas monedas de oro típicas de los orfebres prehispánicos al Reino de España como agradecimiento a la Reina por su laudo arbitral en el litigio fronterizo entre Colombia y Venezuela.

Las discusiones no son fáciles. Para ello, el tribunal convocó a todas las partes -el Gobierno, los abogados de los demandantes, la Unesco, historiadores y directores de museos- a una audiencia pública prevista para el próximo miércoles, donde expondrán sus posiciones, algo poco habitual. Luego de escuchar los argumentos, el magistrado debe tomar una decisión final, lo que puede demorar varios meses debido a la complejidad del proceso.

Si falla a favor de los papeles de los abogados, tendrá que ordenar al poder ejecutivo que inicie reclamaciones por las obras a través del tratado de la Unesco sobre restitución de bienes culturales.

El gobierno colombiano, a través del Ministerio de Cultura, declinó hacer comentarios al respecto. En todos los casos anteriores se había opuesto a los intentos de devolver las obras al país. Un portavoz ministerial aseguró a El Nacional que hablarían junto con el Ministerio de Relaciones Exteriores y otras agencias relevantes después de la audiencia.

El Congreso no fue consultado.

Rincón sostuvo que unas palabras del presidente Holguín fueron claves para establecer que nunca se preguntó al Congreso sobre la intención de regalar las obras de los orfebres y para demostrar que la colección representaba la importancia de la cultura quimbaya en la historia del centro del Quindío. Región occidental del país. Representantes del Instituto Histórico de la Región de Colombia asistirán a la audiencia ante la Corte de Justicia para aprobar el contrato del Poder Ejecutivo para adquirir las obras y transferirlas al erario estatal, según informó Jaime Lopera, radio caracol del Instituto Histórico del Quindío express. .

Lopera escribe en un sitio web dedicado a la cultura Quimbaya, basándose en el libro Los Tesoros de Quimbaya (Planeta, 2002): “Los tesoros también tienen un significado simbólico. En 1886, Colombia estaba en el centro de la Guerra de Independencia. último país americano en restablecer relaciones diplomáticas con España, se sintió la necesidad de un acercamiento fraternal a la corona española, y quedó claro que el gesto del presidente Holguín de entregar el tesoro como una forma de generosidad podría cimentar estas amistades.

Esta es la segunda vez en los últimos meses que España y Colombia se ven envueltas en una disputa por el patrimonio histórico, tras el descubrimiento del galeón español hundido San José en el Caribe en 1708 a finales de noviembre del año pasado. Colombia.

La desaparición del mundo de los orfebres

La subcultura Kimbaya es famosa por dejar monedas de oro de alta calidad como prueba de su existencia. Los residentes de las regiones cafetaleras de Colombia aprovecharon su clima tropical para convertirse en agricultores y cazadores expertos. Pero sobre todo se destacaron como orfebres, cuyas obras servían de ofrendas en el sepulcro.

Los quimbaya sabían combinar cobre y oro, que no abundaban localmente, para crear adornos, vasijas y utensilios: la aleación se llamaba «tumbaga».

Aunque aquí quedan restos de hace 10.000 años, hacia 1530 se organizaron en la Confederación Quimbaya con capital en Chinchina. La alianza luchó duramente contra los conquistadores españoles, quienes también entraron en su territorio en 1539, inspirados por la atracción del oro.

Después de las rebeliones de 1542 y 1577, los Quimbaya fueron completamente reprimidos y masacrados: si en 1539 contaban con unos 20.000, en 1628 eran menos de 60 personas. Desaparecieron alrededor de las 17:00.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí