«Coqueluche» es una comedia como las de antes, con un debut prometedor: funciones dobles en semanas y entradas agotadas. Datos técnicos. ¿Un hecho artístico? En el escenario, artistas dedicados como Betiana Blum y Mónica Villa; Agustín Sullivan y Mario Guerci esperan nuevos talentos y el nombre del que todos hablan: Julieta Poggio. Todo ello guiado por un hombre que sabe dar forma a una biblia junto al calentador de agua: José María Muscari.

Sentados en un cálido restaurante al lado del Multiteatro (donde se ve la función) en una tarde gris de Buenos Aires, Poggio (finalista de la última edición de Gran Hermano) y Musca Lee (padre de Sikes) hablan de lo que significa esta nueva La versión trae al clásico sin estropearlo. Thelma Biral protagonizó hace muchos años..

-¿Por qué Coqueluche es una comedia como las antiguas? ¿Qué nos falta actualmente?

Muscari: Ternura, un valor que no suele encontrarse en el teatro. La obra revive el género de la comedia rosa. Lo que sigue es que toda la familia toma asiento, como ya hizo con «Los Casados» el verano pasado y «Matilda» durante las vacaciones de invierno. Ahora es el turno de Kokloosh.

Giulietta Poggio y José María Muscari. El director es el primero en llamar a trabajar a un finalista de «Gran Hermano».Fotos de Juano Tesone

-¿Cuánto hace el elenco fuertemente armado para llamar la atención de audiencias de todo tipo?

Muscari: ¡La clave para tener un elenco tan ecléctico! Bloom y Vera son ideales para espectadores que buscan actrices de antaño y así quedar más absortos en las profundidades de la historia, Gulch y Sullivan pertenecen a una generación más cercana, mientras que Poggio atrae a la actriz más joven. Estos tres aportan el vértigo que los chicos buscan.

Beneficios de conocerla por primera vez

-Julieta, ¿cómo llegó Cocklesh a tu vida?

Poggio: Esta es la primera propuesta de trabajo que me hacen, después de la Casa del Gran Hermano, y antes que cualquier otro proyecto (N. de la R.: Giulietta participa en Fuerza Bruta, una operación comercial infinita y co-lidera Fuera de joda, transmisión por teléfono).muscari Me vio cuando no había nadie cerca.

-La misión del Titanic debe ser contactarla después de la realidad…

Muscari: Fue un trabajo en cadena: contacté a Carlos Rottemberg y él contactó al productor de GH (Kuarzo) y así pasó. Lo más importante es que Juliet obtiene información concreta.pero de hecho en este caso La primera persona emocionada gana.…Me refiero a mi. (reír)

Julieta Poggio y Pepe Cibrián tuvieron una disputa que se resolvió vía telefónica.Fotos de Juano Tesone

Poggio: Eso es todo (risas), pero me enamoré del guión y aquí estamos.

– A diferencia de tus ex compañeros de GH, eres el único que no paró después del reality show. ¿Cuáles crees que son tus diferencias?

Poggio: Siempre he sido muy responsable y me encanta trabajar desde pequeño. Creo que jugar con tu teléfono en casa es un pedo. Después de estar cinco meses haciendo planchas salí con todas las pilas y todo lo que pasó lo sentí como si lo hubieran tachado de mi lista de deseos.

Para Coqueluche es puro amor, porque yo soy Coqueluche y su verdadero nombre es Juanita Guillotina. Ella es un personaje real a quien no le gustan las mentiras, arruina PeriodistasdeGénero de la apariencia y es muy cachonda y astuta, es el opuesto ideal de Radiva (Bloom). En GH me dicen cheta y “mill pili”, pero aquí se olvidan de Julieta Poggio.

Muscari: Creo que la diferencia que mencionaste es que, en la casa, la gente ha notado que Jolie es una artista y que nació para ello. Mucha gente no sabe que ella estudió teatro, hizo películas y se preparó seriamente.. Muchos exparticipantes de reality shows no saben dónde ubicarse en este medio.

ella es como un angel

Entre el café, los refrescos y el suntuoso jamón y queso horneados encargados por Giulietta Poggio, la mirada de complicidad entre la protagonista y el director no sólo es evidente, sino palpable. En un segmento de la entrevista repasan los detalles de la obra y pulen mentalmente la escena.

Antes de que el teatro adaptara la producción, en la sala rosa, se podía ver el gran compromiso y felicidad de ambos.

José María Muscari asegura que el drama lo ha convertido en una mejor persona.Foto Martín Bonetto

-Coqueluche fue un proyecto fallido y usted era su director, ¿no?

Muscari: Sí, estábamos a punto de estrenar y Georgina Barbarossa dejó el proyecto por cuestiones personales y tuvimos que cancelar. Barbie Vélez es Coqueluche.Pero todo pasa por una razón y siento que en este nuevo estreno hemos encontrado el equilibrio perfecto. Encontré en Julieta el ángel que Coqueluche necesita. Esta es una cara nueva que debe tomarse en serio.

-Julieta, ¿cómo manejas la presión de la audiencia y los medios?

Poggio: Tengo mucha confianza porque los ensayos son muy agotadores y hay lecturas del guión, pero para José todo fue diferente. No tengo miedo, estoy seguro de que la gente encontrará lo que busca.

-José, ¿qué te pasa cuando medios como Pepe Cibrian critican sin haber visto la obra? Dijo que el discurso de Julieta era terrible, su vocabulario, su ignorancia…

Muscari: Creo que el prejuicio se refiere al otro lado, no a un solo lado. Sesgo al hablar de quién lo hizo. En el caso de Pepe, no creo que haya ninguna malicia, tal vez sea una cuestión generacional, aunque todo terminó con una nota positiva: Pepe y Giulietta finalmente se pusieron al teléfono y lo invitaron a vivir la experiencia Coccloush. Pero también siento que tener una «chica del momento» es parcial.

Giulietta Poggio ha utilizado sus redes sociales para promocionar su drama «Coqueluche».Fotos de Juano Tesone

Poggio: Estaba deseando que llegara Pepe, me invitó a ver Drácula y todo acabó bien. De todos modos, creo que está bien que alguien de mi edad hable siquiera abiertamente sobre sexo, ¿verdad?

– Muscari mencionó recientemente a la temida «Chica del Momento». ¿Este apodo tiene un efecto especial en ti?

Muscari: (Interrumpiendo) Perdón, Suzanne Jiménez supo ser la chica del momento hace mucho tiempo…

Poggio: No me molesta, pero espero que no sea sólo «ahora». Quiero aprovechar esta oportunidad para poder romper con la realidad y comenzar una carrera. Y poder seguir haciendo las cosas que amo.

hablo de mi vida privada

El tema Cibrián vs. Poggio no habría quedado atrás sin las reflexiones de Muscari.

Muscari: ¿Sabes qué pasó también con nuestra polémica con Pepe Cibrián? Nos damos cuenta de que, incluso con buenas intenciones, puede haber sesgos generacionales que tal vez no habrían salido a la luz si el entrevistado hubiera sido el ganador de Gran Hermano, Marcos Ginocchio.

No creo que a las mujeres se les permita hablar libremente sobre su sexualidad., lo cual está claro. Irónicamente, para nosotros, como proyecto, este evento fue bárbaro, a pesar de que sabíamos que los prejuicios hacían palidecer al arte en comparación. Nos enriquece.

Poggio: Estoy de acuerdo.Para preguntas sobre la vida íntima, que no toqué hasta hace poco. No entiendo por qué los medios siempre quieren saber de mi cama y mi vida privada.. Entiendo que las personas son las que están interesadas en estos temas. De hecho, en la casa GH, naturalmente abrí mi privacidad y el público quiso prestar atención a esa novela.

La exposición mediática que busco y experimento en los reality shows, creo que porque Ahora no me sirve decir «no hablo de mi vida privada» Lo mismo ocurre con varios actores y actrices. Si digo eso, me estoy acercando. Siempre trato de responder de la mejor manera posible.

Muscari: Lo interesante es que Coqueluche es una niña que no tiene familia y está sola en PeriodistasdeGénero. Es exactamente lo contrario de Julie. Lo que conmovió mi corazón fue ver el apoyo de la familia de Julietta: su padre estuvo allí para ella cuando se conocieron, y su madre estuvo allí desde que encontró una cita con el logopeda hasta el ensayo, con poco amor y protección. .

José María Muscari y Giulietta Poggio presentan la comedia rosa «Coqueluche» en el teatro Multiteatro.Fotos de Juano Tesone

Poggio: Con mi mamá somos muy cercanos, ambos Capricornio, y muy iguales. Todos vamos al frente y ninguno de nosotros mantendrá la boca cerrada ante las mentiras y la injusticia. Le quito el sombrero.

nosotros y la red

Con las notificaciones constantes en los teléfonos de todos, son dos generaciones completamente diferentes las que reflexionan sobre el tiempo que pasan en las redes sociales.

Muscari: Un día leí «Menos TikTok, más arte» en la pared, que se convirtió en «Más TikTok y arte». Todos los artistas están en la web y, obviamente, eso puede empoderarte. Si abandonas Internet, no sólo te pierdes el desarrollo de un artista, sino también la oportunidad de ser artista.

Poggio: ¡Por supuesto! ¡No «o», sino «y»! Internet y el arte pueden coexistir. Los uso para promover Coqueluche (aunque a veces desafían mi cariño por él) para promover mi comportamiento y acceder a emociones que no veo a menudo. Lo más importante es que la gente se sienta cercana a ti a través del networking, lo cual no tiene precio.

Incluso cuando terminó el tiempo del espectáculo, insistieron en seguir ensayando, motivo por el cual la entrevista llegaba a su fin. La gente empezó a abarrotar las puertas del teatro polivalente, y esperábamos que la salida del restaurante, donde se desarrollaba la historia, fuera un caos de fans de Poggio, que ya observaban con ojos brillantes desde su mesa.

– Mucha gente dice que falta protección cultural, entonces ¿por qué sigues apostando por el teatro?

– Muscari: En primer lugar, porque es un género único. Segundo, porque la vida no me basta. La vida tiene techo, el drama no tiene techo.. Pero también para convertirse en una mejor persona. Cada trabajo me ha hecho una mejor persona, de ello estoy seguro.

Giulietta Poggio no tiene miedo de hablar de sexo o de su vida personal.Fotos de Juano Tesone

-Julieta, ¿qué significa para ti el teatro?

Poggio: Sentirse lleno de energía y como en casa. Me apasiona mucho este proyecto, amo a todo el elenco, nos llevamos muy bien, hay una ola de amor saliendo de cada salida del teatro.

– ¿Qué esperas de Giulietta Poggio, como directora y como persona, de ahora en adelante?

Muscari: Muy tranquilo, sabe distinguir entre urgente e importante. Espero vivir mucho tiempo con Coqueluche, pero más allá de este trabajo, con el teatro, el compañero más fiel que existe.

Poggio: ¡Por supuesto que me casaré con el teatro!

Occidente digital

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí