Sánchez no considera bloqueo ni repetir elecciones

Pedro Sánchez no cree que España deba volver a las urnas. No se prevé que el presidente en funciones del Gobierno y candidato a la reelección del Partido Socialista sea reelegido porque, como aseguró el lunes en la reunión de la ejecutiva federal del partido, «esta democracia encontrará un modo de gobernar», según una fuente de la dirección del Partido Socialista.

La alegría siguió siendo el tono dominante en Ferraz después de las elecciones del 23 de julio, como lo demuestra la reunión ejecutiva, donde Sánchez fue recibido calurosamente por sus colegas y coreó «Presidente, presidente».

Todo ello a pesar de que el Partido de los Trabajadores Sociales de España quedó segundo, dos escaños más (hasta 122) que en las elecciones de noviembre, y tenía la opción de formar un nuevo partido mayoritario para gobernar. Para ello, el Partido Socialista necesita el apoyo de la Diputación Catalana, aunque en Ferraz aseguraron que el ejecutivo aún no ha resuelto el tema.

Sánchez comentó en la reunión que España votó «decir no a la involución y los retrocesos» con el voto del 23-J, en referencia a PP y Vox, que no alcanzaron mayoría suficiente para gobernar, mientras que «11 millones de españoles votaron por seguir adelante», en referencia al bloque de izquierda.

Además, Sánchez se congratula de que, en comparación con las elecciones de noviembre de 2019, el PSOE se haya convertido ya en «el referente en Europa y en PeriodistasdeGénero», y su número total de votos y apoyos supere incluso esta cifra.

Según fuentes de Ferraz, la intención del Partido Socialista ahora es poner todo el foco en el PP para que pueda «seguir su propio camino». Sin embargo, las mismas fuentes también intervienen y «está por ver» si la población intentará conferir el título, ya que cree que el BJP «habla solo» para evitar «un movimiento interno que pueda frustrar el intento de Feijo», pero señala que el BJP no está hablando «al país» ni a «ningún socio en un posible gobierno».

sin prisas para ir a la ceremonia de investidura

Por lo que respecta al partido de los Trabajadores Sociales, Sánchez no habló de su posible candidatura en la sesión ejecutiva de este lunes, aunque Ferraz insistió en la tendencia y posibilidad de una duplicación de gobierno.

«No tenemos prisa, esperaremos los resultados. No dijimos nada sobre la toma de posesión de Feio», dijeron las fuentes, que confirmaron que no estaba prevista ninguna reunión entre Sánchez y el líder del PP para tratar la situación postelectoral.

De hecho, Sánchez ha pedido al Ejecutivo «descansar y disfrutar de las vacaciones» tras las elecciones y no ha dado muestras de apurar a los Trabajadores Sociales para negociar los escaños del Congreso, aunque ha recordado que el Parlamento se constituiría el 17 de agosto y ha dicho que «es una democracia parlamentaria con sus plazos y procedimientos».

Al llegar a la reunión, miembros del Ejecutivo federal expresaron su satisfacción por el resultado de la reunión del 23-J y evitaron hablar sobre qué pasos tomaría ahora el PPS para formar gobierno, aunque la ministra Teresa Ribera reconoció en declaraciones a los medios que se avecinaban semanas «complejas» y subrayó que había «esperanza» y que se «intentaría».

Dos de las principales reflexiones de Ferraz tras el 23-J son que el Gobierno del PP asumido junto a Vox ha cesado y que los resultados electorales «mandaron un mensaje a todos los partidos que deben pensar y analizar con antelación», incluido el Consistorio catalán, que creen que se debe negociar con su composición.

En Ferraz subrayan que los muy buenos resultados de los socialistas en las elecciones generales de Cataluña y País Vasco demuestran a su juicio que «España es un país plural» y que deben «asumir que los demás partidos ven a España como otro país».

En cuanto a los buenos resultados de España, lo atribuyen principalmente a que el acuerdo PP-Vox se ha hecho realidad en algunas comunidades autónomas y municipios, y que «muchas regiones votaron para reaccionar».

A nivel organizativo, en el PSOE hay una calma absoluta y nadie habla de cambios de dirección. Como aseguraron vívidamente en Ferraz, el partido es ahora «un gran montón de petróleo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí