Rob Riemen y el escudo contra la barbarie

El ensayista y crítico cultural Rob Riemen (Países Bajos, 1962) heredó las características pesimistas del posmodernismo e interpretó nuestra era desde una perspectiva decadente. Hay una razón para esto. Si la lectura constituye la columna vertebral de Europa y la alta literatura da forma a nuestra visión de la realidad, entonces el predominio de la cultura visual palidece en comparación con el predominio de la palabra escrita. -De TikTok a Instagram- cuéntanos un mundo diferentecuyos parámetros son completamente ajenos a las grandes cuestiones del pensamiento clásico.

El arte de ser un ser humano.

Rob Riemen

Traducido por Yul Schulman. Tauro. 248 páginas. 19,90¤ libro electrónico: 14,99¤
Puede adquirirlo aquí.

De los cuatro estudios de El arte de ser humanoRiemann investiga las raíces de nuestra humanidad.. Siguiendo a Sócrates, se preguntó cuál era la mejor manera de vivir y en qué consistiría una sociedad justa. Son viejos problemas que forman la columna vertebral de Occidente, pero que ahora están siendo reemplazados por alternativas más aburridas.. El historiador Johann Lukács quería ver en este proceso de sustitución cultural un oscurecimiento gradual de la luz que había descubierto en el Renacimiento y que alcanzaría su gloria en el siglo de la gran burguesía, el siglo XIX. Un resplandor único derivado de las contribuciones de muchas tradiciones; intimidad y frialdad por un lado, proyección y extroversión por el otro.que era equivalente a los antiguos griegos.

lo mejor de la humanidad

Esto es posible, aunque ninguna idealización puede hacer justicia al hombre ni mostrar su verdadera complejidad. Por supuesto, tampoco lo hace el libro de Riemen, aunque es difícil negar su validez. Su argumento era que una inteligencia que carecía de capacidad literaria era una inteligencia inferior y sectaria.. En este sentido, reivindicar el “arte de ser humano” significa defender las mejores cualidades de nuestra especie: Esperanza y amor; belleza, significado y verdad; justicia, moralidad y generosidad.. Su artículo está dedicado a esta noble aspiración.

Dividido en cuatro partes: una dedicada a los estudiantes mexicanos durante la pandemia del coronavirus; otra sobre la estupidez y la mentira; otra sobre el coraje y la compasión; y la última sobre El miedo y la musa, con especial mención al clásico samizdat del siglo XX de Bulga Kove El maestro y Margarita. El ensayo de Riemen está lleno de referencias literarias y artísticas y explora los méritos peculiares del gran diálogo entre el hombre moderno y los antiguos.. La lista de autores citados es larga e impecable: de Musil a Thomas Mann, de Alexander Watt a Primo Levi, de Schiller a Zola, de Akhmatova a Mandelstadt Mu.

Por ejemplo, es particularmente brillante su análisis de la locura humana basado en las hipótesis de Robert Musil. «Musil – leemos – formulado Una denuncia implacable de la estupidez y las mentiras que fueron el sello distintivo del nazismo, el comunismo y todas las formas de colectivismo. Están esencialmente alienados de todas las características del individuo amante de la verdad: libertad, apertura, coraje, responsabilidad y autocrítica. «¿Qué les espera a los sucesores del Primer Mundo», insiste el austriaco, y el austriaco predijo? La guerra. «Es una religión política basada en la fantasía. De hecho, su legado no es más que una súper estupidez adaptada a su sabiduría». No hemos cambiado mucho en cien años.

Gran charla

Así, frente a la estupidez y el cinismo, Riemen objeta la palabra: No una palabra cualquiera, sino una palabra grande. Para George Steiner, en su inolvidable «Ser verdadero», estos representaban la esencia del arte y la humanidad: la esencia de las matemáticas y la poesía, la metafísica y la ética, la bondad y el coraje, la justicia y la bondad. Estas palabras plantean preguntas fundamentales sobre qué o quiénes son los seres humanos.son las palabras y preguntas de la gran literatura.

La crítica de Riemann adquiere una densidad especial cuando se dirige a los intelectuales de nuestro tiempo.Define a los puritanos como: “No sólo ya no poseen atributos intelectuales como la capacidad de buscar la verdad, admitir dudas o escuchar argumentos y tratar de comprenderlos, sino que, por el contrario, Se burlan descaradamente de estas cualidades y menosprecian a quienes continúan respetando estas tradiciones.Los puritanos son siempre la peor clase de fanáticos.y sus rígidos conceptos del bien y del mal. «No hay mejor manera de expresarlo.

peligro actual

«No vivimos en una democracia plena porque los demagogos tienen cada vez más poder. Se trata de números y estadísticas. Puedes ser el mayor idiota, pero si tienes 500.000 seguidores en las redes sociales, serás considerado una persona influyente». ”, se lamentó Riemen. La estupidez, el cinismo y la amoralidad son responsables del surgimiento de liderazgos autoritarios, populistas y polarizadores que socavan un número cada vez mayor de democracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí