Representación, contexto y tecnología: tres desafíos para

Una treintena de representantes de diferentes sectores sociales, económicos y políticos de América Latina se reunieron el miércoles en Buenos Aires para reflexionar sobre un tema: cómo crear una crisis política en una región donde los ciudadanos tienen «poca o ninguna confianza» en las instituciones políticas. «iniciativa democrática». Durante un día de eventos a puerta cerrada, los participantes del foro debatieron sobre el estado de la democracia en América Latina y consideraron prácticas específicas que podrían ayudar a abordar la agenda de desarrollo de una de las regiones más desiguales de la Tierra, hogar de más de 640 millones de personas.

“Hoy la democracia en la región vuelve a estar en entredicho”, dijo Matías Bianchi, director de Asuntos del Sur, una empresa conjunta con el Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe (CAF), Collabora Lat, el centro internacional coordinado el evento. El Grupo Canadiense de Investigación para el Desarrollo y el grupo PRISA al que pertenece este periódico. «Vemos cada vez más debates en círculos homogéneos de pertenencia y queremos crear un espacio plural, diverso y regional para ello», agregó el politólogo, activistas, políticos, diplomáticos e investigadores que participaron en el Proyecto de Restauración Latinoamericana de Foro de Iniciativa por la Democracia.

Participantes en el foro «Iniciativa Restauremos la Democracia». Noelia Theoun («Asuntos del Sur»)

El último informe anual de Latinobarómetro, la agencia de investigación de la opinión pública de la región, dice que la democracia en América Latina está en «recesión». El estudio señaló que el apoyo popular al régimen era «muy bajo» y documentó «preferencias y actitudes a favor del autoritarismo», al tiempo que observó un «colapso en el desempeño del gobierno y en la imagen de los políticos de los partidos». «Las democracias están en riesgo en algunos países, mientras que en otros ya no existen», dice el informe.

«La cuestión de qué hacer ante esta situación es muy importante», dijo José Luis Exeny, un politólogo boliviano que asistió al evento cerca de Puerto Madero en Buenos Aires. «Lo más fundamental en este momento es preservar la democracia frente a una agenda destinada a perder los derechos humanos, y para eso, la participación ciudadana es crucial», dijo Exeny. Piero Corvito, presidente de la oficina de procesos electorales de Perú, añadió que es necesario «fortalecer la organización política»: «Sin partidos políticos no hay democracia».

«Más democracia y más política son soluciones importantes para superar este debilitamiento, y no al revés», dijo Andrésa Caldas, directora brasileña de relaciones institucionales del Instituto de Políticas Públicas de Derechos Humanos del Mercosur. Para Caldas, un punto importante en este camino es el «reclamo épico» político: «Esto es lo que nuestra región ya aportó. [Hay que] El regreso fascina a todos, especialmente a los jóvenes». «Estas nuevas voces existen, pero no se escuchan en ambientes más formales. Si no se les escucha, pueden lanzar otras campañas o pueden ser capturados por un liderazgo autoritario», advirtió.

Las inquietudes, experiencias y pensamientos expresados ​​por los participantes cubrieron múltiples temas que pronto serán condensados ​​para su publicación. Los participantes ofrecieron diferentes puntos de vista sobre el eje propuesto y trazaron un mapa complejo del estado de la democracia en sus respectivos países y regiones. Félix Maradiaga, precandidato opositor detenido por el régimen de Daniel Ortega en Nicaragua, señala tres «inevitables» de la democracia en este contexto: «El compromiso con la no violencia, la tolerancia y el respeto a las minorías».

La investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, Flavia Freidenberg, estuvo este miércoles en Buenos Aires.asuntos del sur

Los participantes también sugirieron no separar las cuestiones ambientales y tecnológicas de la agenda económica y de desarrollo. En la hoja de trabajo se discute una transformación digital ‘ética e inclusiva’, centrándose en las brechas en el acceso y uso efectivo de la tecnología en una región donde más del 90% de la población tiene servicio de internet móvil, pero el 40% del servicio de internet. Nunca los usé. También se planteó la necesidad de combinar «crecimiento económico, desarrollo productivo e inclusión social» con «reducción del impacto ambiental», considerando que la agenda ambiental «no es única y clara» en todo el mundo.

Flavia Frydenberg, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, resume así el eje que guía los acontecimientos: “El modelo de representación política está agotado, las nuevas tecnologías en la mediación democrática enfrentan enormes desafíos y hay una agenda ambiental apremiante. Yo traería la dimensión de género a la discusión.» Frydenberg afirmó que «romper la burbuja de la conversación» era importante para avanzar en este camino. «La democracia en América Latina está en juego. Cualquier esfuerzo por mejorar la forma en que construimos nuestras democracias es válido», afirmó.

Suscríbete aquí a la newsletter de PeriodistasdeGénero América y recibe todas las novedades de la región.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí