Petro y López analizan la posibilidad de enterrar parte de la primera línea del Metro de Bogotá

Finalmente sucedió. Luego de varios días de rumores e información parcial, este viernes, el presidente Gustavo Petro propuso oficialmente a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, cambiar la primera línea del Metro Central de Bogotá, que décadas después comenzó a cambiar de tipo. proyecto Específicamente, el Petro busca recorrer la parte de la ruta de norte a sur por la parte este de la ciudad, la parte más transitada, construida no sobre pilotes arriba sino debajo del Boulevard Caracas. La propuesta surge pocos días después de que se conociera que el gobierno se reunió directamente con representantes del consorcio chino Apca Transmimetro, que está a cargo de la obra, en la que se discutirá la misma posibilidad de cambio.

La semana anterior, el ministro de Transporte, Guillermo Reyes, negó que fuera cierta la noticia de La Silla Vacía, según la cual él y la viceministra María Constanza García (María Constanza García) y Petro se reunieron con algunos representantes de empresarios chinos para pedir ajustes. “No dimos lineamientos, pautas ni recomendaciones porque este es un programa contratado que no se puede modificar”, dijo Reyes en ese momento. Pero el mismo ministro había dicho días antes en una conferencia en Cartagena que había pedido «estudiar la posibilidad de soterrar un tramo del Boulevard Caracas por impactos ambientales y urbanísticos». Fue este mensaje el que se reiteró en la rueda de prensa posterior a la reunión.

El gobierno argumenta que el diseño actual de agregar un metro a la avenida Caracas es arriesgado por el tipo de suelo y la distancia requerida entre los pilotes del viaducto. Además, la gestión del tráfico durante el período de construcción fue muy difícil, ya que se planeó construir el tronco central del sistema Transmilenio sobre una de las vías más transitadas de Bogotá. La idea de hacer un metro subterráneo es una vieja bandera de Petro: fue una de las propuestas con las que fue elegido alcalde de Bogotá en 2011; la dejó para más estudios al dejar la administración distrital, pero no por contrato. obra; ha criticado reiteradamente a su sucesor, Enrique Peñalosa, por su decisión de construir un metro elevado; y formó parte de sus propuestas y debates de campaña.

Según documentos del Conpes para las Líneas 1 y 2 del Metro, cambiar el tipo de trazado incrementaría cerca de 30 por ciento el costo de la primera línea, lo que equivaldría a unos 5,5 billones de pesos (poco más de mil millones de dólares), o estima el gobierno el impuesto. la reforma logrará una cuarta parte del crecimiento de los ingresos. Dado que el gobierno central cofinancia la obra, ya que aporta el 70% del costo, esto significa recursos adicionales en un momento en que enfrenta un déficit fiscal creciente, del 7,3% del PIB este año. López confirmó que la evaluación incluyó aspectos legales, financieros y técnicos, así como la posibilidad de que solo una parte de la vía en Caracas (desde la Calle Primera hasta la Calle 72) sea soterrada. Aclaró que el consorcio chino acordó entregar el diseño final el 8 de enero y “estima que esta parte de Caracas pueda quedar soterrada”.

Precisamente, durante la rueda de prensa a la salida de Casa de Nariño, la ministra Reyes confirmó que el Petro también solicitó una revisión de los recursos del financiamiento de la segunda línea del metro, la pancarta del alcalde López, que pondrá la primera línea La ruta se extiende hasta el al noroeste de la ciudad hasta el pueblo de Suba. Metro de Bogotá, que es propiedad del distrito, envió este miércoles dos cartas al Ministerio de Transporte y Planificación Nacional, solicitando al gobierno que emita un documento que establezca claramente que utiliza sus recursos para garantizar que el distrito busca financiar el segundo proyecto credito. Wire; el jueves, el Departamento del Tesoro emitió otra solicitud para utilizar recursos estatales para el proyecto. Las dos solicitudes se basan en compromisos firmados por el gobierno de Iván Duque el 4 de agosto, tres días antes de que Petro llegara al poder. No hubo respuesta del gobierno, por lo que Petro citó la reunión del viernes por la mañana.

Reyes argumentó que las condiciones económicas del país hacían necesario revisar el financiamiento de la segunda línea, y aseguró que el Gobierno no intentaría retrasar el proyecto, pero como “financiador del 70% del metro”, requería nuevos aprendizajes. La dificultad es que demuestran que la Caracas subterránea y la de segundo piso se pueden financiar al mismo tiempo.

comunicación

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí