La Calderona, la casa de Héctor Navarro.

No todo lo que reluce es oro, y no todos los edificios con plantas son verdes. Intervenciones como los jardines verticales del CaixaForum de Madrid o el Bosco Verticale de Milán, dos rascacielos que naturalizan árboles y arbustos, han suscitado un debate sobre la verdadera sostenibilidad de estas estrategias de camuflaje vegetal. Cubrir los edificios con plantas puede transmitir cierta imagen de responsabilidad ecológica, cuando en realidad diseñar edificios respetuosos con la tierra es un reto que requiere soluciones más complejas. En España, cada vez más profesionales han entendido que el verde no es solo una moda pasajera. En su campaña medioambiental han encontrado un valioso aliado: la arquitectura tradicional de nuestros pueblos.

Para Carlos Gor, cofundador de GRX Arquitectos, “la clave está en aprender a utilizar los recursos locales.” Desde su estudio en Puebla de Don Fadrique (Granada), Gor tiene la imagen de un arquitecto urbano. “Creemos que el propósito de la capacitación debe ser comprender cómo funciona un sitio en particular: clima, materiales, tipos de construcción, códigos e incluso instituciones locales. Cada campo merece un arquitecto que se especialice en él”. La filosofía creativa del estudio es diametralmente opuesta a la de muchos arquitectos estrella del panorama internacional, que se basa en la aplicación de materiales industrializados fabricados en grandes centros de producción y distribuidos para su uso en todo el mundo. «Esa es la ruta menos sostenible», explicó Gore. «La arquitectura vernácula nos enseñó que es más inteligente utilizar materiales y mano de obra locales».

Casa La Calderona de Héctor Navarro.Imágenes Subliminales (Miguel de Guzman + Rocío Romero)

El estudio también defiende lo que llamamos sostenibilidad paisajística en entornos rurales. “Las ciudades españolas han perdido su carácter precisamente por la introducción de nuevos materiales de construcción industrializados, pero también por la adopción de modelos urbanísticos diferentes a sus características materiales, tipológicas y morfológicas, como casas adosadas o chalets”. Casa Calixto reinterpreta radicalmente la esencia del paisaje de un pueblo de la Sierra Granada, utilizando la envolvente de piedra de los restos de una cantera cercana. «Es como la basura del rock: lo más barato de lo más barato», nos dijo Gore. «Todas las piedras de la casa cuestan 750 euros».

Esta sostenibilidad económica es una de las principales preocupaciones de Héctor Navarro, que desarrolla su proyecto en colaboración con el estudio ARKHITEKTON en Cabezón de la Sal (Cantabria). Una de sus últimas creaciones, Casa La Calderona, representa cómo un presupuesto limitado puede producir ideas brillantes. “La envolvente negra no fue solo una decisión estética. Los promotores priorizaron el aislamiento de la vivienda y el sistema de aire acondicionado, por lo que redujeron el acabado exterior a simples paneles de chapa ondulada”, explica Navarro. “Este no es solo un proyecto dedicado a la energía limpia”, agregó el arquitecto. “Llenar un edificio con paneles solares no tiene sentido si luego toda la energía generada se pierde por paredes, pisos y techos. El principio fundamental de la arquitectura sustentable es el de un termo de café: aislar lo más posible”.

Jardines verticales en Caixafórum (Madrid).Jardines verticales en Caixafórum (Madrid).

El resto de sus obras parten de un riguroso análisis de la arquitectura vernácula cántabra. “Me interesa el bungalow, una casa de una sola planta muy compacta”, que es genial para diseñar edificios sostenibles porque “minimiza las superficies de fachada donde se producen pérdidas de energía”. Por supuesto, la orientación es otro factor que cualquier arquitecto debe tener muy en cuenta. «Si bien la construcción en el sur de Cantabria es sagrada, hay otras posibilidades. Las aberturas de vidrio que se abren hacia el este permiten que entre el sol de la mañana, creando un tiempo controlado para calentar la casa», dijo Navarro.

En Sant Joan de les Abadesses (Girona), Pol Jordà dirige el taller SAU junto con su padre Lluís. “Somos un estudio generacional”, dice orgulloso Jordà. “La fundó mi padre después de la masía de la familia Can Sau en el pueblo”, un homenaje que significa su fuerte compromiso con el medio ambiente y la tradición del lugar donde custodia sus creaciones. «Tratamos de hacer las cosas con sentido común como lo hacen los agricultores. Entonces, para nosotros, la sustentabilidad nunca fue un argumento de proyecto; era una característica intrínseca del edificio». Cuando le pregunto por la logística de trabajar en las faldas de los Pirineos catalanes, se encoge de hombros: «No creo que sea diferente a las grandes ciudades. Trabajamos más tranquilos en los pueblos». no es cierto», dijo entre risas.

Casas Bioclimáticas ARR Toledo y Heras en El Médano. ARR Toledo y Casa Bioclimática Heras en El Médano. Enrique Áñez

Jordà considera un «lujo» construir en estos entornos rurales privilegiados, a pesar de sus complejidades. La casa Pla de Tomet en Bellver de Cerdanya (Lleida) es «una lucha constante por reinterpretar las normativas locales que nos obligan a construir cubiertas de piedra y a dos aguas». El resultado es, sin duda, una casa moderna, inserta en el paisaje, pero manteniendo la texturas, colores y formas de la región, aunque sin caer en la imitación. “El paisaje lo es todo y tenemos que estar en sintonía con él”, concluyeron los arquitectos. “No tiene sentido si tenemos que importar revestimientos de piedra de canteras de Galicia para adecuar el lugar.” La solución fue demoler un antiguo granero de la zona y reutilizar la piedra.

«Nunca derribar, quitar o reemplazar; siempre agregue, transforme y reutilice», dijo la máxima de los Premios Pritzker 2021 Anne Lacaton y Jean-Philippe Vassard Vassal. En la misma línea, Jorge Heras, medio director de Toledo y Heras Arquitectos, ve en la restauración una estrategia fundamental para la edificación verde. «Usar el esqueleto del edificio existente ahorra mucho más CO2 que quitarlo y construir un nuevo esqueleto de consumo cero», explicó. «Los mejores kilovatios son los que no consumimos».

Taller de la Casa Pla de Tonet Sau. Taller de la Casa Pla de Tonet Sau. Estévez

Desde su estudio en Santa Cruz de Tenerife, Heras dirigió varios proyectos de restauración de casas tradicionales canarias. “Los edificios se diseñaron correctamente, teniendo en cuenta los medios de los que disponían. Sin embargo, los nuevos materiales permitieron un ambiente más hermético, luminoso y mejor ventilado”. Trabajaron con precisión de cirujano para preservar la imagen original de estas casas: “Mantuvimos el techo y las fachadas, pero pusimos aislamiento por dentro, también reemplazamos las ventanas viejas por otras nuevas, del mismo tamaño y apariencia, pero con un cristal espectacular», comentó. “Para nosotros, un ejemplo de buena restauración es un edificio de gran valor patrimonial que está a punto de colapsar, con altos estándares de eficiencia energética”.

“Cuando tienes conciencia, es lindo sentir que no estás consumiendo energía y que la huella de carbono de tu casa es mínima”, dice Heras, refiriéndose a la casa de su propia familia. «También es divertido compararnos con nuestros vecinos que siempre se quejan del frío o del calor. No tenemos calefacción ni aire acondicionado en nuestra casa. Ya no es suficiente que los arquitectos hagan un edificio hermoso», nos dicen. esa forma sigue a la función… la forma ¡Obedece al clima! ’ y agregó sarcásticamente: ‘Mies van der Rohe se horneará hoy’.

Bungalow de Héctor Navarro.Bungalow de Héctor Navarro.Imágenes Subliminales (Miguel de Guzman + Rocío Romero)

La vida sostenible depende de una casa donde todo esté en casa. Contemporáneo y tradicional se dan la mano en los paradójicos acabados del edificio, adaptados a las especificidades climáticas y paisajísticas de cada lugar y construidos con materiales elegidos en función de su comportamiento térmico, origen y costes energéticos utilizados para su fabricación. Ni rastro de plantas trepadoras en las paredes o en el inverosímil jardín. Ser ecológico es una cuestión ética, no estética.

suscríbete para seguir leyendo

lectura ilimitada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí