La tecnología que convierte el cáncer en esperanza

Cuando se trata de mujeres y cáncer, es probable que el cáncer de mama nos venga a la mente a todas, pero hay otros tipos de tumores que rara vez se mencionan y, a pesar de su número, parecen pasar tranquilamente. Son cánceres ginecológicos, que incluyen cánceres de ovario y de endometrio. El primero es la quinta causa de muerte por cáncer entre las mujeres en Europa; el segundo, que representa más del 90% de los casos de cáncer de útero, es el cuarto tumor más común en las mujeres. Según el informe de datos de cáncer de España, se estima que a finales de 2023 se diagnosticarán unos 7171 nuevos casos en nuestro país.

Los datos se fundamentan y nos contextualizan, cada caso contiene entonces una historia personal donde el miedo, la duda y la soledad deben poder ser reemplazados por la esperanza. “Esperanza es un nombre que puede cambiar la vida de las pacientes con cánceres ginecológicos, prometiéndoles un mañana y un futuro”, explicó Manuela Domenech, Directora de Negocios de Tumores Sólidos de GSK. La esperanza, según ella, “no es sólo algo que acaba perdiéndose, sino un sentimiento que nos acerca al futuro, anticipándolo y de alguna manera acelerándolo”.

Prediga el cáncer, pero también acompañe a los pacientes a lo largo de su viaje por la enfermedad y colabore con los profesionales de la salud que los tratan y atienden. Con este claro objetivo, la multinacional británica se asoció el año pasado con Telefónica Empresas para diseñar un programa de educación médica que capacitará a los profesionales de la salud que atienden a pacientes con cáncer de ovario o de endometrio para transitar desde la primera El camino desde la primera consulta hasta la toma de decisiones postoperatorias , de la prevención a la supervivencia.

De esta alianza, basada en la tecnología de la startup malgache Vectorpipe, surgió OncoGYN, un programa que combina formación multidisciplinar en tiempo real y en diferido sobre pacientes reales, avalado por el reconocimiento de la Organización Española contra el Cáncer de Ovario (GEICO). y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO). Al proyecto se han sumado equipos multidisciplinares de juntas de tumores de tres hospitales públicos (Instituto Catalán de Oncología de Bellvitge en Barcelona, ​​Hospital La Paz de Madrid y Hospital La Fí de Valencia), la Dra. María Jesús Rubio del Hospital Reina Sofía (Córdoba) y Manel Barahona del Hospital Puerto Real (Cádiz), respectivamente, se incorporaron como consultores.

En este proyecto, el concepto de multidisciplinar fue clave. Después de todo, los cánceres ginecológicos requieren un enfoque complejo: en el camino, los pacientes pasarán por etapas de cirugía, imágenes y análisis de sangre, o se producirán diferentes combinaciones de tratamientos en el camino. A esto hay que sumarle la incertidumbre y el miedo, dijo Charo Hierro, presidenta de la Asociación de Pacientes con Cáncer de Ovario (Asaco): “Hay mujeres que llevan meses con varios síntomas antes de ser diagnosticadas, y de repente, llegan al hospital. de atención primaria, solos y asustados, por eso lo mejor es que un equipo multidisciplinar de especialistas les acompañe desde el inicio de su tratamiento, que ayude a hacer un diagnóstico lo más rápido posible”.

La principal razón de ser del programa OncoGYN es utilizar la tecnología para garantizar que todos los pacientes tengan un centro a su alcance con un enfoque multidisciplinario.Para (Getty Images/iStockphoto)

La existencia de un abordaje multidisciplinar permite coordinar recursos e integrar conocimientos de diferentes campos: cirugía ginecológica oncológica, oncología médica, anatomía patológica, radiología, enfermería, biología molecular, radioterapia, medicina nuclear…“Hoy sabemos que identificar la genética, la inestabilidad genómica y los estudios precisos de la extensión del tumor, junto con el conocimiento de las opciones quirúrgicas y los tratamientos disponibles, son elementos esenciales para mejorar la supervivencia de los pacientes, por lo que contar con expertos en estos campos y que trabajen juntos puede acercarnos a nuestro objetivo común. : alargar al máximo la vida del paciente», afirma la Dra. Beatriz Pardo, médica oncóloga del Instituto Catalán. Departamento de Oncología (L’Hospitalet de Llobregat).

“Coordinar ⎯continúa⎯ también ayuda a aumentar la productividad y nos permite acompañar a la paciente para conocer más sobre la fase por la que atraviesa y sus necesidades”. momento investigan cada caso y comparten impresiones y hallazgos, hasta que el paciente ha sido operado y tienen que discutir los resultados y el tratamiento. .

La eliminación de todas las enfermedades repercute positivamente en la supervivencia de las pacientes, por lo que es necesario que sean tratadas por ginecólogos altamente especializados en estas intervenciones y que trabajen en estos centros de gran volumen.

Jordi Ponce, Jefe de Servicio de Ginecología, Hospital Universitario de Bellvitge (L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona)

cirugía, etapa crítica

En los tumores ginecológicos, la cirugía es una etapa crítica que afecta el pronóstico de las pacientes. Tal y como explica el Dr. Jordi Ponce, Jefe de Servicios de Ginecología del Hospital Universitario de Bellvitge, “Poder eliminar todas las enfermedades repercute positivamente en la supervivencia de las pacientes, por lo que necesitan ser tratadas por ginecólogos altamente especializados con estas intervenciones. y están en estos Centros trabajan con alto volumen quirúrgico”.

A la experiencia del equipo del Dr. Ponce se sumará al programa la experiencia del equipo liderado por la Dra. Alicia Hernández del Hospital Universitario de La Paz y el Dr. Santiago Domingo del Hospital Universitario de La Fite. El manejo de la cirugía es importante recordar que aunque todos son centros de referencia y acreditados por la European Society of Gynecological Oncology (ESGO) no todos los equipos multidisciplinares trabajan igual ni las organizaciones, aunque su objetivo común es acercar sus conocimientos a otros centros y ayudar a más pacientes.

Entonces, la razón de ser de OncoGYN es que el programa aprovecha la tecnología para tratar de garantizar que ningún paciente no tenga un centro con un enfoque multidisciplinario a su alcance. “Creemos que OncoGYN es más que un simple programa de formación”, concluye Sara A. Pedraz, directora de Innovación de GSK. «Puede desempeñar un papel importante como agente de cambio, ayudándonos a todos a avanzar hacia un objetivo común: juntos, transformar el cáncer en esperanza».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí