La reforma judicial de Polonia para liberar el dinero europeo enredado con la constitución

El Tribunal Constitucional de Polonia es un modelo para la confrontación de Varsovia con la ley de la UE. Los críticos han acusado a sus miembros no solo de estar politizados sino, en algunos casos, de asumir el cargo directamente desde los escaños de la coalición gobernante ultraconservadora. Su sentencia desafía un pilar fundamental de la UE…

suscríbete para seguir leyendo

suscripción

Dariusz Mazur, portavoz de la Asociación de Jueces de Themis, dijo que el Tribunal Administrativo Supremo maneja los casos disciplinarios de los jueces «como si se los estuvieran confiando a los árbitros de fútbol». «Esto está más allá de sus poderes constitucionales», explicó el juez en la Estación Central de Varsovia, antes de tomar un tren de regreso a Cracovia. Además, según Paulina Kieszkowska-Knapik, abogada y fundadora de Free Courts Foundation, y tres colegas, el movimiento «paralizará por completo al Tribunal Supremo Administrativo, que es el único órgano que controla la acción del gobierno».

A lo largo de la conversación se repitió la idea de que el presidente trataría las propuestas enviadas por el gobierno de manera diferente a las que aprobó durante el verano y las trataría como un asunto personal y podría impugnar los nombramientos de jueces con su firma. Mazur consideró «diabólico» que Duda remitiera las reformas a la Corte Constitucional, pues eso ahora significaba dejarlas en el limbo sin rendir cuentas. Los miembros de la Constitución se vieron envueltos en un amargo debate interno. Seis de los 15 magistrados que integraron la comisión, considerados cercanos al ministro de Justicia Zbigniew Ziobro, argumentaron que el mandato de la presidenta Julia Pulzlebska había terminado y argumentaron que es ilegal. Ella tiene el respaldo de PiS y la mayoría de la corte para impugnar esto y garantizar que permanecerá hasta 2024. Se necesitan once miembros para revisar el caso, pero los rebeldes se han negado a sentarse hasta que el presidente renuncie.

Los enfrentamientos reflejan divisiones entre los socios de la coalición, que están iniciando negociaciones sobre la lista electoral. Por un lado está el PiS mayoritario liderando las reformas de la Corte Suprema y las negociaciones con la UE, por otro lado está Solidarna Polska de Ziobro, el artífice de las reformas judiciales que comenzaron después de llegar al poder en 2015 y el origen del conflicto con Bruselas. Queda por ver qué tan bien los Wayward Six pueden resistir el desafío bajo la presión de PiS.

Hay serias dudas de que la financiación europea esté disponible antes de las elecciones. Según los expertos, para que los tribunales resuelvan sus diferencias, se necesitarán al menos dos o tres meses para llegar a una decisión, después de lo cual la ley y su implementación deben ser revisadas por Bruselas. Anna Wojcik, investigadora del Instituto de Derecho de la Academia de Ciencias de Polonia, cree que «el curso de acción más racional y rápido es aprobar una nueva ley, porque el Tribunal Constitucional no considerará la moción». la orilla este del río Vístula, cree que PeriodistasdeGénero debe aprender de los muchos errores que ha cometido «y construir un sistema judicial mejor y más fuerte».

Kieszkowska-Knapik explicó que la Asociación de Jueces de Iustitia tiene una reforma de justicia alternativa que podría implementarse «de una manera muy higiénica» dentro de seis meses, y que crearía una CNJ «adecuada» con un sistema de nombramiento de jueces transparente. También abogaron por un reexamen de la designación o promoción de nuevos jueces, que según sus cálculos ya suman 3.000 de los 10.000 jueces del país. «Tenemos que evitar el caos, pero tenemos que limpiar las heridas. Si no lo arreglamos, Polonia tendrá un sistema podrido», lamentó.

“No van a retroceder porque eso sería admitir que estaban equivocados”, dijo Sieniow, quien no cree que haya ningún progreso hasta que se forme una nueva coalición de gobierno y se llegue a un acuerdo. En una entrevista con CNN el 9 de marzo, Duda aseguró que el conflicto con Bruselas era político y que “el principal problema es que la Comisión Europea violó la ley europea y perjudicó los intereses polacos”. El presidente, que teóricamente está probando un cargo independiente para continuar su carrera después de que finalice su mandato, acusó a «representantes de las instituciones europeas, la izquierda liberal» de intentar «influir en el resultado de las elecciones» y querer «al no dar a las autoridades polacas tomó este dinero para sacarlos del poder.” El comunicado de prensa oficial, que incluía la entrevista, no mencionó las reformas que el gobierno quería desbloquear fondos que estaban enredados con los tribunales que entregó personalmente.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter o en nuestra newsletter semanal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí