La izquierda despierta contra el “obrerismo”

En la segunda década del siglo XXI, un enorme iceberg se desprendió de la izquierda tradicional. Un cúmulo de ideologías cristalizadas en claves activistas El posestructuralismo francés y el pensamiento de los estudios culturales en los años 1970 Existe un peligro real de convertirse en una ruta de navegación hacia los nuevos debates políticos que se avecinan. Este fenómeno fue bautizado en 2008 con el éxito de la canción «Master Teacher» de Erikah Badu, que dice así: «Siempre estoy despierto».

El walkerismo llegó al escenario internacional a través de su asociación con el movimiento Black Lives Matter (que Michael Brown Asesinado a tiros por la policía de Missouri y viaja por PeriodistasdeGénero derribando estatuas) y #MeToo (estalla el feminismo, en medio de acusaciones contra productor) Harvey Weinstein, condenando las agresiones y abusos sexuales en Hollywood). El Oxford English Dictionary recogió la siguiente definición de «despertar» ese mismo año, dándole al término su significado existencial: «Alerta ante la discriminación y la injusticia racial o social; estar constantemente despierto en la arquitectura». [mantente despierto], utilizado a menudo como exhortación. «

Abogar por la corrección política y el lenguaje inclusivo, las minorías marginadas y el feminismo interseccional, la teoría queer y los derechos trans. Activista identitario y autoproclamado guerrero de la justicia socialLos despiertos afirman que están aquí para ocuparse de todo lo que los clásicos han dejado atrás y que la clase trabajadora y las raíces comunistas han ignorado durante mucho tiempo. Pero pronto algunos de derecha e izquierda empezaron a sospechar que en realidad se trataba de algo muy diferente. Esa nueva identidad se fue Lo que realmente hizo traicionó los ideales universales del liberalismo protoprogresista.

primera copia

Las respuestas a The Woke, en forma de análisis y condena, han llegado a las librerías de personas de todo el espectro político. La cosa empieza de la forma más sana posible: con unas cuantas risas. 2019 1Titania McGrath, que empezó a ser reconocido en las redes sociales como un referente de la justicia social, publicó nada menos que «Woke» (Unión), una sátira salvaje -ideada en realidad por el comediante Andrew Doyle- —calificada como una especie de «idiotismo», cree en guiar a los lectores a través de la enmarañada jungla de la neolengua identitaria y ofrece una serie de sugerencias sencillas. Por ejemplo: «Es fácil despertarse si sabes cómo hacerlo».

teoría cínica

H. Pruklos y J. Lindsay

Traducido por A. Freund. Alianza. 432 páginas. 25,95€. Puede adquirirlo aquí.

Quizás el enfrentamiento más serio y tranquilo sea Jonathan Haidt y Greg Lukianoff Transformaciones en el pensamiento moderno (Deusto, 2019). En este libro, estos dos teóricos estadounidenses analizan uno de los principales centros de radiación de este fenómeno: los campus universitarios de su país. ¿Por qué los estudiantes son cada vez más agresivos al boicotear a los oradores y profesores que creen que los ofenden? ¿Por qué exigen “espacios seguros” en un campus que ya está demasiado izquierdista como para soportar incluso el más mínimo conflicto? ¿Qué impacto tendrá todo esto en la búsqueda de la verdad que caracteriza a la academia y en el futuro de la democracia liberal occidental?

Mientras se pone en práctica la teoría, otro profesor también empieza a practicar.un video Jordán Peterson Su negativa a utilizar los pronombres personales que un estudiante transgénero de la Universidad de Toronto le pidió que usara se convirtió en una sensación en YouTube y convirtió al psicólogo canadiense en un campeón anti-despertar. Defendió la masculinidad dañada por el nuevo feminismo en Planeta, que rápidamente se convirtió en un auténtico éxito de ventas mundial.

Dos artículos recientes, «Teoría cínica» y «Cancelación», presentan una visión analítica de los principales fundamentos ideológicos del «populismo» tal como fueron establecidos.

en España, Juan Soto Ivares Fue el canario en la mina el que proporcionó la primera advertencia sobre el incipiente walkerismo, que tomó la forma de una nueva poscensura que socavaba la libertad de expresión. Reportero de Las Redes Arden (2017), La casa del ahorcado (2021) o Nadie va a reír (2022) Esta cuestión se explora en el libro, que rescata un caso sorprendentemente concreto en el que un hombre perdió su trabajo y acabó una condena judicial por una broma. Ricardo DudaPor su parte, utilizado detalladamente en Tribal Truth (2019) para examinar los orígenes y causas del virus de la corrección política; un libro denunciado desde una perspectiva marxista clásica por Daniel Bernabé. El título del libro es un delicioso descubrimiento de un término que ha sido ampliamente utilizado desde entonces – The Diversity Trap (2018-; Edu Guirnalda Mostrando el lado dramático e injusto de #MeToo en El síndrome de Woody Allen (2020), y pablo de lola Aborda el desorden legal de todo esto en Sex Is Politics (and the Law) (2019) y Rights in Joke (2023).

Umut Özkirimli

Cancelar.Dejar atrás el “despertar” y avanzar hacia una izquierda más progresista

Traducido por Pablo Hermida. Pados. 272 páginas. 20,90€. Puede adquirirlo aquí.

Dos libros recientes presentan una visión analítica del walkerismo: una vez establecidos sus principales fundamentos ideológicos, las amenazas definían sus contornos y los síntomas eran ahora tan evidentes que era posible comenzar a considerar un diagnóstico preciso, tal vez incluso un método de tratamiento. En La teoría cínica (Alianza), Helen Pluckrose y James Lindsey Sostienen que el liberalismo y la modernidad están asediados por dos amenazas opuestas: una izquierda posmoderna despierta y una extrema derecha populista impulsada por la primera.Después de que un pequeño grupo de filósofos franceses pasó 680 años forjando el pensamiento posmoderno foucault, Deleuze alguien Derrida Al principio, la TEORÍA (mayúsculas) será «la fuerza principal en las guerras culturales de finales de la década de 2010», una alternativa poderosa pero peligrosa a las viejas religiones. «Nos enfrentamos al continuo colapso de categorías como conocimiento y creencia, razón y emoción, hombre y mujer y, más recientemente, presiones para examinar nuestro lenguaje a la luz de las verdades de la justicia social», advierten Pluckros y Lindsay.

guardián de la fe

En Cancelados (Paidós), Umut Özkirimli Desde el inicio de su carrera como “intelectual comprometido”, se ha enfrentado a la manifestación más siniestra del legado de su identidad actual, la cultura de la cancelación. Según los nuevos Guardianes de la Fe, cualquiera que exprese opiniones que consideren «culturalmente inaceptables» debe ser boicoteado o incluso excluido de la vida pública.Tal vez no sea fácil cancelar a una persona así. J. K. Rowling – aunque sí la amenazó de muerte por defender que el sexo era real y ser etiquetado como «sexo». “terfa” (transfobia)-, pero otros que no eran tan poderosos perdieron sus trabajos y vieron sus vidas arruinadas. «Si eso no fuera suficiente», dijo Ozkirimli, «las estrategias de despertar son derrotistas y las políticas de identidad radicales son divisivas porque carecen de una visión basada en valores compartidos».

¿Es el walkerismo un pasatiempo narcisista entre la clase media y alta occidental, un pasatiempo que se desvanecerá en la oscuridad a medida que PeriodistasdeGénero entre en una nueva era impredecible sacudida por las guerras en Ucrania y Oriente Medio?Los autores del artículo anterior plantean esta posibilidad en su conclusión, pero Hay otra amenaza más inmediata.. El rechazo casi visceral de la humanidad que impulsa algunas de las motivaciones de la izquierda identitaria alimenta la polarización y puede conducir al colapso de algunas sociedades particularmente frágiles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí