La Fundación Serralves amplía su espacio de arte contemporáneo en Oporto con un nuevo edificio diseñado por Álvaro Siza

El arquitecto Álvaro Siza (Oporto, 90) mantiene una relación inusual con la Fundación Serlaves, que gestiona un vibrante espacio de arte y naturaleza en Oporto. Siza ha aprobado casi todas las ampliaciones y renovaciones realizadas en el centro durante las últimas tres décadas. Comenzó con la inauguración del Museo de Arte Contemporáneo en 1999, seguida de la restauración del Cine Manoel de Oliveira, la Casa del Jardinero y la mansión principal, donde se puede visitar…

Suscríbete para seguir leyendo

Leer sin límites

El arquitecto Álvaro Siza (Oporto, 90) mantiene una relación inusual con la Fundación Serlaves, que gestiona un vibrante espacio de arte y naturaleza en Oporto. Siza ha aprobado casi todas las ampliaciones y renovaciones realizadas en el centro durante las últimas tres décadas. En primer lugar está el Museo de Arte Contemporáneo, inaugurado en 1999, seguido por el Cine Manoel de Oliveira, la restaurada Casa del Jardinero y la residencia principal, donde se puede visitar la Colección Nacional Portuguesa de obras. Este jueves se incorporó una nueva obra dedicada a la colección permanente y exposición arquitectónica de arte contemporáneo en Serravis.

A pesar de los cambios en la gestión de la dirección de la Fundación PPP, este vínculo se ha mantenido, lo que llevó a la institución a nombrar un nuevo edificio en honor al arquitecto que admiraba, un edificio que será como Alá tan conocido. Álvaro Siza. Aunque el arquitecto inicialmente denominó el proyecto Edificio Poniente, finalmente aceptó, aunque a regañadientes, la propuesta de la directora de la fundación, Ana Pinho. “Siempre escribo Ala Poniente, pero porque también estoy en Poniente”, bromeó el arquitecto, un día antes de la inauguración oficial de este jueves, a la que asistió el presidente del Gobierno, Antonio Costa.

El nuevo edificio, integrado en el paisaje del Parque Serlaves y conectado al edificio principal desde el vestíbulo, añade 4.200 metros cuadrados de nueva superficie al museo original y costó 10 millones de euros, incluidos 4 millones de euros de financiación comunitaria. Se utilizará para exponer obras de la colección permanente que hasta ahora carecían de espacio expositivo. El número total de obras de arte que posee o almacena el museo supera las 4.500.

Algunos de ellos pertenecen a valiosos grupos, como la colección BPP, acumulada a lo largo de los años por el banquero João Rendeiro y en manos del Estado portugués tras la liquidación de la entidad en 2010. En noviembre de 2022, el primer ministro António Costa anunció que las obras patentadas de la colección pasaron a ser propiedad pública como pago de deudas bancarias. Rendeiro escapó de prisión en 2021 para evitar la cárcel y se ahorcó en una celda en Sudáfrica tras su arresto. Parte de su colección se puede ver en Serraves y otra parte en el Centro Cultural de Belém en Lisboa. Antonio Costa destacó durante una visita al museo: “Cuando todo lo demás desaparece, lo que queda es la inversión en arte”. Se refería al colapso de los bancos portugueses, que dejaron colecciones de arte que ahora están en manos del público.

El Ala Álvaro Siza también dedicará una parte importante a exposiciones relacionadas con la arquitectura, una medida que fortalece aún más la relación entre el arquitecto y sus creaciones. Siza también decidió donar parte de su archivo a la Fundación Serralves (el resto se dividió entre la Fundación Calouste-Gulbenkian de Lisboa y el Centro Canadiense de Arquitectura de Montreal).

La ampliación del museo confiere a Serravis una de las mayores colecciones de edificios diseñados por Álvaro Siza, una de las divisiones de arquitectura portuguesa más reconocida y premiada internacionalmente, todavía activa hace 90 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí