EL PAÍS

El reciente fallecimiento de Javier Manterola Armisén (Pamplona, ​​1936 – Madrid, 2024) por insuficiencia coronaria ha oscurecido la importancia de la ingeniería civil española contemporánea en el mundo a través de profesionales como él. Habiendo alcanzado una destacada posición en su ámbito, se le considera uno de de los ingenieros de puentes con mayor reputación internacional. Nacido en el seno de una familia de clase media navarra, se trasladó siendo adolescente a Madrid e ingresó en la Escuela de Ingenieros de Caminos, Caminos y Puertos, completando sus estudios a principios de 1964.

Ilustre discípulo y colaborador del ingeniero, diseñador y calculador Carlos Fernández Casado, pronto comenzó a colaborar con otros ingenieros y arquitectos como Francisco Javier Sané Francisco Javier Sáenz de Oiza, a quien ayudó a diseñar las Torres Blancas y el inicio de la madrileña Avenida de Oiza. América o con Rafael Moneo. Con su fuerte impulso creativo y su alto compromiso docente, Javier Manterola creó más de 200 obras, mostrando una característica importante de la geografía española, entre las que destacan los puentes y viaductos.

Dos de estos proyectos, el puente atirantado de Barrios de Luna que une León y Asturias, en su momento el tramo más largo de su tipo en el mundo, y el Puente de la Constitución en Cádiz, han mantenido como proyectos destacados su simbolismo, diseño y ejecución. Durante treinta años fue jefe del Departamento de Ingeniería de Puentes de la Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid, y su singular legado es continuado por un grupo de sus discípulos.

El Puente Euskaduna de Bilbao fue diseñado por el ingeniero Javier Manterola.

Madrid le debe a Manterola algunas obras públicas relevantes, como el Puente de Ventas en la M-30, dedicado a crear una vía pública adecuadamente insonorizada y funcionalmente bella para sus ciudadanos diseñada con el arquitecto Sáenz de Oíza; el rascacielos del BBVA en la Ciudad del Castellana; Sol, donde recientemente falleció Antonio Fernández Alba; o el Palacete de Miguel Ángel Astiz El paseo de Manzanares, de armoniosa belleza, fue derribado durante el soterramiento de la M-30.

En Bilbao, el Puente de Euskaduna resulta ser una de sus creaciones más singulares, junto a muchas otras: en Navarra, Zizur, cerca de su ciudad natal, Zarago, Tres puentes en Sa –uno en Osela, sobre el río Ebro–; , el Puente Príncipe de Viana; más en Córdoba –el nuevo puente sobre el Guadalquivir–; en Extremadura, Alcántara, y en el extranjero en Padua y Arezzo, Italia, en Rumanía, el Danubio y Chile;

Vista del paseo Ronda de la Hispanidad de Zaragoza, obra del ingeniero Javier Manterola.Leyarquía de Gorka

La promesa constructiva única de Javier Manterola radica en su dominio y uso del hormigón pretensado, iniciado por el francés Eugene Freyssinet en la década de 1930, con refuerzo de acero rígido. A diferencia del hormigón armado estático, denso y arriostrado, el hormigón pretensado implica un concepto básico. La división de las vigas, dispuestas sobre barras de acero tensadas y conectadas mediante gatos, y su versatilidad material proporcionan puentes y viaductos con luces más amplias, además de un vuelo más estético y una resistencia ideal.

Para su amigo y colaborador, el ingeniero y humanista Miguel Aguiló, “Javier fue más allá de la funcionalidad y la belleza en sus creaciones, logrando que las grandes obras públicas, a pesar de su tamaño, dejaran entrar al público en un escenario de emoción perceptible, lleno de grandeza y armonía. «

En 2006, Javier Manterola, autor del libro «Historia de los Puentes» y de numerosos artículos y publicaciones, fue elegido académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Su conferencia de ingreso versó sobre «la relación entre estructura resistente y forma, y ​​una nota sobre la evaluación estética de puentes». Premio Nacional de Ingeniería Civil; Centro Internacional de Diseño Brunel, Copenhague; Medalla de Oro de la Academia de Bellas Artes de Madrid o Miembro Honorario de la Academia de Ingenieros Civiles. Javier Manterola está casado y es padre de dos hijos y una hija.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí