El autor francés siguió el juicio del atentado yihadista de 2015 que dejó 130 muertos.Ahora nos regala «V13», una radiografía de lo mejor del periodismo y la humanidad.

Anatomía de una crisis depresiva después del yoga, Emmanuel Carrel (París, 1957) Quería volver y escribir un informe.El semanario francés L’Obs le pidió que cubriera el juicio de 14 acusados ​​del atentadoy

Anatomía de una crisis depresiva después del yoga, Emmanuel Carrel (París, 1957) Quería volver y escribir un informe.El semanario francés L’Obs le pidió que cubriera el juicio de 14 acusados ​​del atentadoErasas en Oriente París y la Sala de Conciertos Bataclan. Entre septiembre de 2021 y junio de 2022, apareció «como quien va a la oficina» y presentó informes impecables a tiempo. Pero la recitación de la vida y la muerte, el amor y el odio lo conmovieron. Necesitaba contar su historia, así que escribió V13. Crónica Judicial (Anagrama). La entrevista tuvo lugar en el acto de clausura de La Noche de Los Libros organizado por la Comunidad de Madrid el pasado 21 de abril, en el que Carrère fue invitado especial.

Ilustración del banco de pruebas de 13V. B. Perúc

Comienza el libro preguntándose cómo lo cambiará la experiencia. ¿Te ha cambiado? Por supuesto, no saldrás de un viaje de este calibre de la misma manera. Al principio pensé, como cualquier persona interesada en antecedentes penales, que simpatizaría con la víctima, pero en realidad me atraía más el acusado. Pero de hecho, no lo es. El criminal resultó ser bastante poco interesante. En cambio, me conmovió la densidad de población de las víctimas y sus familias. Venían al juicio todos los días, y al principio su dolor me impedía acercarme a ellos. Hay algunos tabúes. Pero se creó el vínculo y terminamos continuando el proceso juntos, codo con codo. Son personas a las que admiro profundamente. Hice verdaderos amigos. El padre y la madre que perdieron a sus respectivas hijas se convirtieron en verdaderos amigos, lo cual no es fácil a una edad. Tal vez el juzgado, la comisaría, es donde se reveló para describir la condición humana de una manera más cruda. Eso es verdad. Creo que es el dramaturgo Christopher Marlowe quien dijo que cuando estás aplastado, emites un olor. Esto es real. La tragedia revela ciertos extremos de la experiencia humana y, en este caso, tenemos más que suficiente. Estamos escuchando historias de vida, muerte y supervivencia como nunca antes. vivir. Me dijo: necesito hacer estas crónicas y escribir este libro. Hay algo en esta experiencia que es difícil de compartir. Recuerdo llegar a casa y pasar mi pareja preguntándome: ¿qué pasó hoy? Esto es algo que no puedes entender si no lo vives. Ella es muy sensible, pero no puede entenderlo porque no está en la corte. En el fondo, escribí este libro para transmitir lo que experimenté y escuché. Sobre el asesino, uno se pregunta al principio del proceso, el morbo, la locura, cuando Dios está de por medio. Lo averiguaste? ¿Te inspiró el juicio? Sí, me interesa mucho la religión y sus mutaciones patológicas. Aquí estamos ante ese orden. Pero esperaba algo más interesante de lo que terminé encontrando. A veces la gente habla de misterios malvados, y aquí realmente es un misterio muy pobre. Hay un factor importante, y ese es el fandom. Pero también hay conformismos: nos hacemos fanáticos porque tenemos amigos fanáticos, o porque queremos actuar como hermanos mayores, o porque queremos que nos tomen en serio. En algunos casos, hay que reconocer cierto idealismo, como el de aquellos que inicialmente fueron a Siria a luchar contra Bashar al-Assad, y luego las cosas cambiaron. Creo que esos son los elementos, hay que agregar muchas tonterías. Eso es todo. Citas a Spinoza: Uno no puede juzgar, uno no puede resentirse; uno debe comprender. Pero, ¿realmente hay algo que saber en este caso? La ley dice que debemos tratar de entender al acusado. Bueno, eso no impidió que los juzgaran. A nivel personal, el misterio ciertamente no es complicado. Más complicado es tratar de entender la historia detrás de la historia: cuándo y en qué condiciones comenzó este declive del Islam, de su condición de gran civilización a una sociedad resentida al margen de la historia, en el abandono. No sé por dónde empezar. ¿Al final del Imperio Otomano? ¿Cuándo se retiraron los turcos ante Viena? Hay un fenómeno histórico que revela más que las trayectorias de los espectadores. Me gustaría añadir una cosa más. Muchas veces, tendemos a priorizar las explicaciones sociológicas. Podemos argumentar que lo que empuja a estos niños hacia el terrorismo es la miseria económica y social. Pero de hecho, no lo es. Todos son de la familia, no digo ricos, pero bien integrados, bien educados. Sobre las Víctimas: Por supuesto, cada quien tiene su duelo, pero ¿ves algo que tengan en común? ¿Existen estrategias comunes de supervivencia?Las estrategias de supervivencia varían ampliamente, pero hay un denominador común. Había un joven cuya esposa murió en el Bataclan que escribió un libro llamado No me odiarás. Tuvo un gran éxito, y con razón, porque es un libro hermoso. Pero su título se convirtió en una especie de eslogan para las víctimas: «No tendrás mi odio. Somos grandes personas. No responderemos a la barbarie con barbarie. Estamos aquí para entender, para escuchar, para mirar a estos señores a los ojos…» Eso sí, agradezco esta actitud: no creo que me lo pueda permitir si matan a mi hija. Pero a veces tengo la impresión de que tales declaraciones son demasiado consistentes para ser del todo sinceras. No es que no sea cierto en muchos casos individuales, pero como discurso global me incomoda un poco. Uno de los aspectos más desgarradores de este libro es la yuxtaposición de la vida cotidiana y el horror. Cómo el horror se entromete en la vida normal, cómo los pequeños detalles importan más que nunca… El gratinado de coliflor de Nadia, la última comida que compartió con su hija asesinada, y ya no puede cocinar. O el padre que olvidó sus gafas de natación y fue a casa a buscarlas y, sin saberlo, pasó a su hija por última vez. Este papá nunca volvió a nadar después de… por supuesto. La realidad está tejida de innumerables pequeños hechos, y un pequeño cambio podría conducir a un resultado diferente. Cada uno inventa historias a su manera, pero lo bonito de este proceso, y digo bonito, es que no solo da miedo, es ver una especie de historia colectiva dolorosa tejida ante nosotros. De hecho, esta historia colectiva trascendió al escribir su libro para hacer realidad los deseos de muchas víctimas. Se han publicado otros libros sobre este tema, pero sí, estoy feliz de poder hacer esto. Honestamente, a pesar del horror, el proceso no me desanimó. Participo en algunas actividades emocionantes todos los días, con personas que me agradan, y estoy aprendiendo a conocerlas. Al principio, inevitablemente tuve la impresión de ser frívolo, pero pronto encontré mi lugar. Empiezas a escribir novelas, escribes guiones, pero este libro y sus reportajes prueban que eres un reportero maduro. Aborda los hechos con curiosidad y honestidad, recogiendo diferentes puntos de vista, contextualizándolos y permitiendo que el espectador saque sus propias conclusiones. Al final, ofrece una imagen compleja, como la realidad. Has descrito bien lo que debe ser el periodismo. Este libro es enteramente periodístico. Una de las cosas que me molesta un poco es que la gente tiende a pensar en el periodismo como algo subordinado, algo subordinado a la literatura, como si el periodismo fuera efímero y superficial y la literatura profunda, duradera, noble. Para mí, el periodismo es un género literario tan valioso como cualquier otro. La diferencia entre escribir un libro o escribir un informe es esencialmente la extensión. Como un novelista que escribe tanto relatos largos como breves, y además tiene una virtud del buen periodismo: el sesgo segregacionista. Reflexiona sobre lo que ves. Sea escéptico. En estos tiempos de certeza inquebrantable, apela a sus lectores a dudar también. Hay dos tipos de periodistas: los que comentan y analizan la actualidad, y los que tratan de encarnarlos como personajes observando y contando historias. Pertenezco a una segunda familia. De hecho, en el camino, llegas aquí con algunos sesgos, y los dejas de lado, o los cambias por otras personas. Todos sabemos que el periodismo opera en condiciones cada vez más precarias, con tiempo, espacio y dinero disminuidos. Me siento muy honrado porque hoy me han concedido condiciones especiales de trabajo. Ha dejado de escribir novelas desde el año 2000. ¿Por qué? Porque el libro que estaba escribiendo sobre el caso Romand, El adversario, no podía ser muy bueno. fabricado Mi impresión es que he encontrado mi campo y mi voz. He estado en ese territorio desde entonces. Eso no significa que sea para siempre. Tal vez, pero ¿quién sabe? El jurado del Premio Princesa de Asturias 2021 que ganó dijo en el acto que «difuminó la línea entre la realidad y la ficción». No quiero molestarlos por ellos, pero no sé si eso es cierto porque la ficción es ficción y la realidad es realidad. Quizás sea más exacto decir que la gran literatura también puede crearse a partir de la realidad. Dicen que la realidad supera a la ficción. Como todas las cosas mundanas, esto suele ser cierto. De hecho, la historia que cuenta «Rivalry» no funcionaría como una obra de ficción.estoy seguro si escribí una novela con esa trama [un farsante que termina asesinando a su familia para evitar que descubran la verdad], me diría mi editor: la idea es buena, pero hay que contar algo que perdure. No: simplemente sucede de esa manera. Por eso me atrae la pura realidad. Aunque, como lector, me encanta la ficción. Finalmente, volviendo al libro, las víctimas a menudo tienen un sentimiento de culpa. r No todos, pero algunos describieron el llamado complejo de supervivencia, que también afectaba a los que salían vivos de los campos de concentración, mientras que a su alrededor todo era muerte y destrucción. Una vez más, la comunidad que se formó durante el juicio fue invaluable para ellos. Nos preguntamos: ¿Se puede hacer una terapia de grupo masiva en la corte? es este el lugar correcto? La respuesta es sí. Creo que está bien.

Emmanuel Carrel

crucigrama. Traducido por Jaime Zulaika.

272 páginas. E20.90

eBook: 11.99 E

Puedes comprarlo aqui.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí