Ganna aplasta, Kuss resiste, Roglic avanza en la contrarreloj de Valladolid

El italiano venció con una velocidad media de 56 km/h, mientras que el líder se mantuvo en la carrera frente a Efnepoel y sus compañeros del Jumbo.

Punto a un lado, Pizarra y Nueva Cuenta. Tras la jornada de descanso (día de reflexión, recuento de bajas, revisión de planos y navegación de armas), el Valladolid disponía de una contrarreloj de 25,8 km que en realidad era llana más que llana, con un repecho de 600 m en la salida. Hasta el 8% se salva por inercia , que está destinado a provocar cambios drásticos en la carrera. En un recorrido principalmente urbano, pero nada tortuoso, al contrario, con amplias avenidas asfaltadas, la Vuelta a España recuperará plenamente el sol y sus beneficios; mejoraré la clasificación. Sin decidirlo, tiende a dirigirlo. Sin cerrarlo, alejándolo de él, él lo guiará.

Entonces… en cierto modo. Filippo Ganner Con una velocidad media de 56 km/h, es el claro ganador. Solos, los italianos no le sacaron nada al general, que sugirió algunos cambios, pero sin convulsiones.De hecho, en esta etapa fue un alivio para el Ineos, muy maltratado por el destino, poder avanzar. michael landa, lo cual no es sorprendente.persiste en Sepp Cuse Al rojo, como al amarillo, «le crecen alas» y posiciones. Marcos Sóller, octavo en la etapa y segundo en la general, a 26 segundos. O mucho, depende. Eligió el rojo por una razón. No entendió, pero perseveró con fingido triunfo.

¿Y los cinco grandes? …bueno, son buenos, pero dadas las expectativas, no son geniales.en efecto Remco Evenpool Está a sólo 16 segundos del gigante italiano (campo y estilo, perfección física y técnica), pero no está por delante con 1:09 y en la clasificación general está incluso por delante de Solé you. El no esta feliz. Roglic es el mejor tapón. Fue tercero en la etapa y ascendió al cuarto lugar en la general, un minuto y 36 segundos detrás de Coos, y ahora parece el favorito para ganar la carrera. Más posibilidades que Evenpool porque tienen mejor equipo.

ataque de mascarada

Jonás WingardObviamente, es una situación diferente a la del Tour. Décimo en la etapa, a 1:18 de Ganner y séptimo en la general, a 2:22 de Coos, cede la raya a Roglic… ¿o a Coos? a ellos. Entre otras virtudes, también es escalador. En la contrarreloj salvó un balón de partido y ahora tiene por delante un terreno favorable que, eso sí, le pondrá a prueba a él y a su cansancio acumulado. De cualquier manera, probablemente formaría una barrera en el avión gigante, lo que permitiría a Roglic prepararse para el ataque final, más o menos camuflado. Cuse es un equipo de avanzada gigante, no una selección de draft. «Somos tres», dijo, pero tal vez dos y medio. El camino te dirá la respuesta.

Juan Ayuso (etapa siete) y masa anrica (17º en un campo que no era el suyo) no decepcionó. Pero parece irreal pensar que, para ponerse rojos, puedan superar los muros levantados por Cuse, Roglic, Enepoel, el propio Wengard e incluso el intercalado Soler, Lenny Martínez y Joao Almeida, algunos de los cuales pueden ser en el año de gracia. Soler y Almeida, desde la misma pancarta, respondieron a Juan. En cualquier caso, los Emiratos cuentan ahora con un equipo formidable que puede jugar con una variedad de estrategias.

Se nota que La Vuelta no ha perdido ni un ápice de interés entre unas cosas y otras. La segunda semana presenta un atractivo innegable. Primero, la primera ruta, que ahora asciende a la Laguna Negra, y lo más importante, Portalet, Aubisque, Spandelles y Tourmalet se apretujaron el viernes en apenas 135 kilómetros, lo que asegura el mismo vértigo vertical desde la salida y el mismo desequilibrio general. Una prueba de fuego para todos. Y prueba de vida. Se trata más de supervivencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí