Esto no es espiritualidad, esto es la destrucci贸n de la falta de perd贸n.

Entre monta帽as de piedra caliza y pinos carrasco, frente al mar Mediterr谩neo, se alza un majestuoso edificio. Ni los agujeros en las paredes, ni las burdas firmas de grafitis, ni las ventanas desvencijadas, ni los azulejos rotos, pueden impedirnos admirar este uno de los hoteles y balnearios m谩s lujosos de Espa帽a, antes de convertirse en un centro de prevenci贸n de la tuberculosis de antiguo esplendor. ni帽os. . Su elecci贸n de ubicaci贸n, su arquitectura tranquila y s贸lida, la excelencia de sus materiales originales permanecen…

Reg铆strate gratis para seguir leyendo

Si tienes una cuenta en PeriodistasdeGenero, puedes utilizarla para acreditar tu identidad

M谩s informaci贸n

Entre monta帽as de piedra caliza y pinos carrasco, frente al mar Mediterr谩neo, se alza un majestuoso edificio. Ni los agujeros en las paredes, ni las burdas firmas de grafitis, ni las ventanas desvencijadas, ni los azulejos rotos, pueden impedirnos admirar este uno de los hoteles y balnearios m谩s lujosos de Espa帽a, antes de convertirse en un centro de prevenci贸n de la tuberculosis de antiguo esplendor. ni帽os. . La elecci贸n de su ubicaci贸n, su arquitectura seria y s贸lida, la excelencia de los materiales originales que a煤n se conservan y su preciosa terraza frente al mar (aunque hoy crezcan malas hierbas entre los mosaicos expoliados) causan una primera impresi贸n. Inmediatamente surge la segunda pregunta: 驴c贸mo es posible que un lugar tan extraordinario, a 25 minutos de la localidad tur铆stica de Benidorm, a 20 minutos del aeropuerto de Elche-Alicante y muy cerca de la playa, pero sin 500 metros de humedad? 驴C贸mo pod铆a un lugar as铆 estar en un estado tan desolado a tan gran altura, con aguas termales todav铆a humeantes y el silencio s贸lo roto por el sonido del viento y el chirrido de los grillos en el bosque?

芦Queremos poder restaurarlo y abrirlo para que todos lo disfruten. Mis abuelos trabajaron all铆. Por supuesto, los mayores lo recuerdan mucho, aunque cuando trajeron a los ni帽os durante la Guerra Civil, todos Sab铆a qui茅n era un preventivo. En el Ayuntamiento no dejaremos de tomar medidas, no s贸lo para mantener seguros los edificios鈥, explica Mario Calvo, alcalde de Aigues (antes Aguas de Busot), Egus es un pueblo de 1.000 habitantes en Alicante donde Se encuentra la sala de prevenci贸n. El cercano hotel Miramar data de 1816.

A finales del siglo XIX, a petici贸n de sus propietarios, el Marqu茅s de Bosch y el Conde Casas Rojas, fue transformado en puesto m茅dico y sanatorio, siguiendo el estilo de otros grandes balnearios de Europa. En ese momento lo visit贸 Fernando Guinel de los R铆os, fundador de las Instituciones Educativas Liberales. 芦La arquitectura del hotel es muy lujosa y rivaliza con los mejores hoteles de Espa帽a y del extranjero en t茅rminos de confort y elegancia禄, afirm贸.

vajilla, mesa, cama

El interior del Hotel Miramar.M贸nica Torres

芦Est谩bamos en el EGB. El defensa Paco nos dej贸 entrar porque solo est谩bamos jugando y mirando. Ten铆a una cocina impresionante, adem谩s de cuberter铆a, mesas de hierro o camas禄, recuerda Pilar de su paso por las aventuras setenteras en los noventa. cuando los centros de prisi贸n preventiva llevaban cerrados a帽os. En el estanco del pueblo vecino, su t铆a Consuelo Saval, de 84 a帽os, recordaba: 芦La escalera de m谩rmol era impresionante. Ahora no hay nada, se la llevaron. Mi padre es m茅dico, trabajo con el doctor Sapena禄. Los ricos van all铆 para recibir cirug铆a o tratamiento. 鈥淟a gente vive en prisi贸n preventiva. 芦

El hueco que deja la escalera deja entrever su antiguo esplendor. Pero aparte de su escala equilibrada y sus amplias habitaciones, poco queda del esplendor interior del spa. S铆, los signos de robo, vandalismo y bebida son muy evidentes, y seg煤n algunos ap贸stoles de lo paranormal que lo explican en extra帽os programas de televisi贸n, algunos peluches o mu帽ecos pueden haber sido quemados en rituales para convocar a los esp铆ritus que deambulan por el spa. Apariencia. Si fuera una dama vestida de blanco (驴la esposa del conde? 驴Un homenaje literario a las novelas policiales de Wilkie Collins?), si fuera un sacerdote con un ni帽o en brazos, si se escucharan los sollozos de un beb茅 tuberculoso…

Los j贸venes que se re煤nen bajo la sombra de los 谩rboles en la calle principal de Egus est谩n cansados 鈥嬧媎e estas historias y de la atenci贸n que les prestan algunos canales y sitios web que, al menos en Internet, logran asociar inmediatamente el nombre del pueblo. con fantasmas. Esperan, como Luis Iborra, de 81 a帽os, darle vida al spa. 芦Todos los j贸venes tienen que ir a trabajar a Villajoyosa, Benidorm, Alicante禄, dijo el magistrado del pueblo mientras visitaba el Palacio de la Cultura para mostrar fotos antiguas del hotel, que tambi茅n es casino. 芦Mira, hab铆a una piscina en la que se pod铆a nadar, y hasta tra铆an arena de la playa. Mi madre era planchadora all铆… y all铆 no hab铆a enfermos de tuberculosis. No eran fantasmas, y no era ninguna tonter铆a. Ellos Despu茅s de la guerra quedaron ni帽os hambrientos, hu茅rfanos鈥, se帽al贸.

Debido a la falta de proyectos financiados de forma fiable, este proyecto preventivo ha sido abandonado desde su cierre a mediados de los a帽os 1960. Aunque ya hay planes. Todo fallido. Durante la Guerra Civil el balneario cay贸 en manos del Estado. El gobierno lo vendi贸 a la empresa Prognosis en 1989 con intenci贸n de reformarlo, y lo traspas贸 hace unos 10 a帽os por unos 12 millones de euros a la empresa Procumasa, propiedad del constructor Valent铆n Botella (actual vicepresidente del H茅rcules CF). Se trata de un ambicioso proyecto que cuesta casi 20 millones de euros. No se observaron m谩s mejoras aparte de algunas vallas de seguridad y obras de emergencia para asegurar el edificio. La llegada de la crisis acab贸 con esa ilusi贸n, afirman en el pueblo. Se帽alaron que el edificio hab铆a sido embargado y que su propietario era, en realidad, el Banco Sabadell. 芦No, no, todav铆a estoy intentando sacar adelante este proyecto. Encontr茅 este sitio mientras caminaba. Me gusta, tiene muchas posibilidades. Creo que puedo llegar a un acuerdo con el banco禄, dijo Valent铆n Botella.

Mientras tanto, el esp铆ritu de destrucci贸n contin煤a vagando por las deterioradas aguas termales.

Pasillo para pacientes de t贸rax en el spa.M贸nica Torres

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqu铆