España debe jugar un papel fundamental en el desarrollo de África

Madrid acogió la Cumbre de Cooperación España-África, a la que asistieron personalidades de todos los ámbitos y expertos que analizaron las grandes oportunidades y el brillante futuro de los vínculos entre África, España y Europa.

Atalayar habló con Fernando Bernard, socio del despacho de abogados de Cuatrecasas, quien le explicó la experiencia inversora en el continente y las ventajas que se pueden encontrar.

Nos gustaría saber qué opinas de la celebración de la Cumbre de Cooperación España-África. Creemos que para cooperar, para poder aumentar el negocio y mejorar la convivencia, lo primero que hay que hacer es entendernos. Los medios de comunicación tenemos un compromiso y una obligación de comunicar, especialmente con África, hay 54 países en África, y cada país es diferente, hay que tener mucho cuidado de no juntar a todos, sino saber distinguirlos.

De hecho, tengo muchas razones para creer que este foro es una gran iniciativa y creo absolutamente que continuará. Hay muchas razones por las que creo que España debe jugar un papel fundamental en el desarrollo de África. Primero, somos un país y de dónde venimos. Ningún país europeo ha experimentado los mismos esfuerzos de desarrollo y sacrificios que España. En otras palabras, sabemos de lo que estamos hablando cuando hablamos de desarrollo.

La mayoría de las empresas que forman parte de nuestra economía también han experimentado este desarrollo y han tenido que trabajar duro para llegar a donde están ahora. Estas empresas también están involucradas en el desarrollo de continentes muy importantes como América Latina. Todos nuestros grandes bancos, todas nuestras grandes empresas constructoras participan activamente en la construcción de economías en desarrollo cuando nadie más lo hace. En otras palabras, PeriodistasdeGénero ve Brasil ahora, pero hay que ver Brasil en los años 80. Todo PeriodistasdeGénero veía a Colombia, había que ver a Colombia en esos años. Durante esos años, nuestra firma ha ido más allá de las calificaciones, más allá de la evaluación de riesgos. La experiencia nos dice que no solo lo son, sino que lo hacen extremadamente bien, se han mantenido y esencialmente solidificado su posición como una empresa local. En otras palabras, otra gran ventaja que tenía el comerciante español era que cuando se establecía la jurisdicción, era suya. En otras palabras, Banco Santander Brasil es un banco brasileño, no español. Así que creo que eso nos brinda una forma particularmente ventajosa de hacer negocios porque no tenemos un enfoque colonialista en PeriodistasdeGénero de los negocios.

Lo que digo no es el resultado de un argumento racional, sino lo que digo de mi propia experiencia. En 2003 iniciamos un proyecto de desalinización en Argelia, el gobierno argelino inició diez plantas de desalinización, nuestro cliente español adquirió cuatro de ellas, nuestra tarea era asesorarlos en la construcción del proyecto y la financiación inicial, lo cual hicimos. Estos proyectos se pudieron cerrar, y de hecho, más tarde duplicaron su capacidad, siguieron funcionando y siguieron funcionando, también con mucho éxito para la sociedad argelina, porque estamos hablando de 150.000 a 200.000 metros cúbicos de plantas, que eran las plantas más grandes del mundo en ese momento. También en Túnez, pero también en Marruecos, tuvimos mucha experiencia con empresarios españoles y pudimos ver de primera mano cómo hacen negocios y cómo se comprometen con la jurisdicción.

Cuando se trata de la forma en que vivimos como españoles y la forma en que hacemos negocios, funciona a nuestro favor y nos abre el continente.

Mi experiencia es que, en el fondo, todos somos vecinos en el Mediterráneo y entendemos perfectamente la fórmula comercial, lo que significa que todos tienen que levantarse de la mesa con un legítimo descontento, lo que significa que ninguno tiene que tener ganas de ganarse al otro. Creo que es una forma muy clara de entender los negocios los emprendedores. Y además tienen una segunda característica, es decir quedarse en un sitio, es decir, un empresario español no es un empresario de oportunidad, es un empresario a largo plazo. La desventaja de eso es que para hacer crecer su negocio a largo plazo, necesitan comprender el entorno, el entorno que les permite permanecer a largo plazo, y a veces eso no sucede y se van y tienen que regresar. Pero sí, creo que es un hombre de negocios diferente, es un hombre de negocios que no se deja llevar por el momento. Cuando va a un lugar, se queda y se vuelve local, lo que nos deja una huella muy especial.

¿Cuáles son las oportunidades concretas que podemos proponer desde Cuatrecasas en África ahora mismo? Por ejemplo, en Marruecos, bajo el nuevo entorno político, se puede decir que la relación entre los dos países se desarrolla como una autopista.

El caso es que mi experiencia es que hasta 2015, de 2003 a 2015, nuestra actividad de project finance en estas tres jurisdicciones era prácticamente constante, especialmente en Marruecos y Argelia, pero hubo un cambio brusco. Entonces es otra situación que causa mucho malestar donde los intereses de la política exterior están ligados a los intereses comerciales. Crucialmente hay que disociar esto, es decir, un empresario que va a una determinada jurisdicción y pone todos sus recursos y todos sus esfuerzos en no arriesgar lo que ha hecho su gobierno o gobiernos anteriores.

De todos modos, creo que las empresas españolas pueden cooperar con Marruecos, Argelia, Túnez e incluso Egipto en muchas áreas. Estoy pensando en el sector del agua, el sector del agua es absolutamente clave, nuestra empresa tiene una experiencia absolutamente de vanguardia, la tecnología tiene sus complejidades.

En materia de energías renovables, ningún continente del mundo tiene más sol que África, y contamos con empresas con experiencia en el sector energético y capacidad para acometer megaproyectos. Por supuesto, en la infraestructura de ingeniería civil, también hay carreteras, etc. Creo que todas las grandes empresas españolas tienen experiencia en África, como Ferrovial, Dragados, todas estas empresas. El problema es regenerar el contexto que les permita apostar explícitamente.

Fernando Bernad, Socio, Bufete de Abogados Cuatrecasas

Y, en este caso, buscar seguridad jurídica, condiciones, y para eso ir con un buen asesor es fundamental porque a veces se corre el riesgo de ir solo y desmoronarse.

Correcto, siempre. De hecho, cuando viaja a estas jurisdicciones varias veces, tiene que utilizar recursos no convencionales. Es decir, de vez en cuando descubres que la moneda no es convertible y quién asume el riesgo del tipo de cambio. Encuentra que no existe un sistema bancario en esa jurisdicción que le permita asumir el riesgo de las fluctuaciones de la moneda o la tasa de interés, tiene que emplear fórmulas imaginativas. Además, creo que hay más espacio para el interés por las consultoras españolas. Creo que las consultoras españolas tenemos más flexibilidad y capacidad porque no partimos de patrones preconcebidos. Dicho esto, si viajamos a una jurisdicción, tratamos de aprovechar las limitaciones que existen en esa jurisdicción y llegar al acuerdo más razonable posible. No tenemos nuestro propio modelo legal español y tenemos que imponer el «sí» o el «sí» como otras jurisdicciones.

última pregunta. Si te encontraras con un emprendedor, ¿qué le dirías considerando cualquier tipo de iniciativa en un país africano?

Quiero decirles que la experiencia que he tenido de clientes que han hecho esto antes es que son jurisdicciones que requieren mucho esfuerzo, mucho trabajo, hay que ser muy serio, hay que ser muy cumplidor, pero cuando cumples con todo eso vas a tener una gran rentabilidad y confianza en una relación muy positiva a largo plazo. Creo, sin duda, que este es un continente digno de nuestros esfuerzos por maximizar.

leer más

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí