Inicio Lectura «Es uno de los pocos lugares a los que hace referencia explícita...

«Es uno de los pocos lugares a los que hace referencia explícita en su obra»

60
0

Muchos artistas vienen a Toledo en busca de inspiración para su trabajo. Del Greco a Sorolla. De Isiar Bolena a Polanski. Y Edgar Allan Poe. En 1842, Poe escribió el cuento «El pozo y el péndulo», una de sus muchas obras y la única que se centra en la ciudad. Considerando la cantidad de veces que Toledo aparece en diferentes formas de arte, este hecho no debería ser noticia. Sin embargo, lo hace, ya que el famoso escritor no suele detallar dónde se desarrollan sus historias. «Toledo es uno de los pocos lugares a los que Poe se refiere explícitamente en su obra, lo cual resulta extraño», explica Fernando González, decano de la Facultad de Humanidades de Albacete.

«Las localizaciones de sus historias son vagas, a veces dice ‘estuve en una ciudad de…’ y al final no especifica, o dice que está en París o ‘una ciudad de Italia’ pero normalmente no los especifica”, enfatizó. También es secretario de la Sociedad Edgar Allan Poe en España, dirigida por Margarita Rigal, catedrática de Lingüística Inglesa. Ambos organizaron y comisariaron la exposición «Toledo, el pozo y el péndulo: la fantasía española de Edgar Allan Poe», que ya se encuentra disponible en la Biblioteca de Castilla-La Mancha.

En «El pozo y el péndulo» Poe «deja claro que estamos en Toledo» y por ello organiza esta exposición, que reúne medio centenar de ilustraciones de esta peculiar obra del escritor, porque es una de las pocas que indican la ciudad donde tiene lugar el episodio. Además, estamos ante una historia histórica no sólo porque tiene lugar en Toledo, sino porque cuenta una parte de la historia de la ciudad: la Inquisición. «Era un tema popular en ese momento, por lo que Poe decidió utilizar a Toledo como cebo».

Según explica González, el relato «fue escrito en 1842, durante la primera mitad del siglo XIX en Norteamérica, cuando circulaba mucha literatura sobre la historia de la Inquisición y Toledo era considerada una ciudad icónica… Desde el En el norte de América, el catolicismo es visto como una religión oscura, llena de superstición y tortura».

Exposición «Toledo, el pozo y el péndulo: la fantasía española de Edgar Allan Poe» / Fotografía: Cultura de Castilla-La Mancha

En «El abismo y el péndulo», «Poe contrasta la vieja Europa oscura y supersticiosa con Estados Unidos, una sociedad nueva y más moderna, muy alejada de la superstición y asociada con la razón».

¿Pero de qué trata exactamente esta historia? Como señala González, «sin desvelar nada», cuenta la historia de un hombre que intenta escapar de la prisión de la Inquisición en Toledo. «Estaba en un calabozo oscuro con un pozo y lo llevaron a una cámara de tortura, donde un péndulo afilado cayó hacia su corazón. «Es una historia muy psicológica y aterradora», dice E. Degas Allan Poe, famoso por el género. En España, «se le considera el maestro del terror, aunque su obra fue mucho más amplia, escribiendo poemas, cuentos e incluso parodias».

Lo cierto es que “Poe interesaba a las personas de diferentes maneras, según el país y la época”, y las inspiraba de diferentes maneras. Entre ellas destacan las ilustraciones de sus obras, que el propio autor nunca dibujó, por no disponer de fondos suficientes para financiarlas. «Económicamente, su vida estaba al límite», lo que significa que no tenía ninguna fuente de fondos ni ingresos del trabajo para cubrir sus gastos. «Hizo dos intentos de iniciar una revista de textos literarios ilustrados pero fracasó por falta de fondos, pero cuando leemos los documentos vemos su interés en que sus textos estén debidamente ilustrados».

Como explicó el decano de la UCLM, para Poe las ilustraciones «no son adornos, sino refuerzos del texto». “La lectura visual debe potenciar la lectura del texto, da valor a las imágenes porque sus descripciones son muy visuales, lo que incita a dibujarlas, por eso atrae a tantos ilustradores”. Según González, los cuentos de Edgar Allan Poe eran «tan ilustrativos que sugerían imágenes» y se convirtió así en fuente de inspiración para muchos dibujantes, tanto de su época como de hoy. Muchos de ellos añadieron imágenes a «El Pozo y el Péndulo», protagonistas de la exposición que ahora se puede ver en Toledo.

Exposición «Toledo, el pozo y el péndulo: la fantasía española de Edgar Allan Poe» / Fotografía: Cultura de Castilla-La Mancha

«Recopilamos 50 versiones ilustradas que muestran cómo la historia fue dibujada a lo largo de los años por diferentes ilustradores de distintos países, algunos de los cuales incluso intentaron representar Toledo», detalla el comisario de la exposición. «Lo que ofrecemos en esta exposición es un viaje desde 1844, cuando El pozo y el péndulo se ilustró por primera vez en Londres, hasta ayer», afirmó. Y es que, en esta exposición, el público podrá ver la primera edición no ilustrada de 1842, la primera edición ilustrada del mundo y la primera de España, que data de 1887.

Además, incluso hay versiones comic y pop-up, así como modelos de Playmobil que recrean escenas de la mazmorra con pozos y péndulos. “También incluimos tallas de la época que recrean cómo era la tortura de la Inquisición”.

La historia de Poe en Toledo «es una historia que siempre ha sido de gran interés y sigue siendo de gran interés». “Algunas de estas obras nos ayudan a comprender cómo llegaron a Poe las imágenes de Toledo y de España a través de escritos de viajes del siglo XIX que transmitían imágenes de España, centrándose en aspectos como la Inquisición o el catolicismo, que más captaban su atención”, señala el experto de la UCLM. anotado.

¿Cuál es la presencia de Toledo en la literatura?

González dijo que en el siglo XIX un número importante de viajeros consideraban a Granada y Toledo como las ciudades más representativas de España. “En el caso de Toledo, buscaron temas de diferentes culturas, restos de la Edad Media, el cristianismo, el islam y el judaísmo, y vieron una imagen de una ciudad congelada en el tiempo que te retrotrae siglos atrás, en la que, pareces volver a la Edad Media.

Las imágenes de Toledo que circularon hace dos siglos reflejaban «el pasado y la supervivencia del mundo eclesiástico, valores asociados a toda España» difundidas a través de textos e ilustraciones, en particular el Puente de Alcántara con el Alcázar o San Juan el Rey.

Exposición «Toledo, el pozo y el péndulo: la fantasía española de Edgar Allan Poe» / Fotografía: Cultura de Castilla-La Mancha

«Estudiamos a Poe con estas ilustraciones»

La recopilación de obras de la exposición «Toledo, el pozo y el péndulo: la fantasía española de Edgar Allan Poe» es sólo una parte del proyecto de investigación «LyA» de Margarita Rial y Fernando González Un ejemplo del trabajo realizado por la Universidad de Castilla -La Mancha (Literaturas y Artes). Usamos estas ilustraciones para estudiar a Poe… Llevamos varios años estudiando versiones ilustradas por todo PeriodistasdeGénero y también en España, y como Poe fue tan leído e ilustrado tanto, le dio mucho con qué jugar al ilustrador, «Dijo Gonza Reyes.

Desde el inicio de las ilustraciones de las obras del escritor, hasta el día de hoy han reunido 300 ejemplares a través de su proyecto. «Tenemos ediciones originales, siempre primeras ediciones a ser posible… la gente podrá ver algunas de estas joyas en nuestras exposiciones», añadió, recordando que todas están a disposición del público de forma gratuita a través de la página web del proyecto. .

La exposición se prolongará hasta el 6 de octubre del próximo año, último día del Tercer Congreso Internacional de la Sociedad Española Edgar Allan Poe, que se celebrará en Albacete los días 4, 5 y 6 de octubre. «La ubicación rota cada año, y como vienen tantos ‘poetas’ norteamericanos, decidimos realizar esta exposición en Toledo.»

Exposiciones e historias para ver y leer.

«Lo interesante de la historia de ‘El pozo y el péndulo’ es la parte psicológica que juega Poe, donde el protagonista tiene que controlar su miedo para que la mente pueda encontrar una salida de esa prisión, de esa prisión», dijo González. quien anima a los lectores a visitar la exposición y leer la historia porque «Poe mantuvo esta emoción hasta el final, cuando reveló si había logrado liberarse. »

«Al tratarse de una historia corta como ésta, en un único escenario, una celda de prisión, algo muy moderno, a veces es peor de lo que te imaginas… El miedo más aterrador es el miedo que nos lleva a dar rienda suelta a nuestras fantasías», concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí