Pabell贸n del Vaticano, Bienal de Venecia.

Pabell贸n del Vaticano, Bienal de Venecia.Antonio Kalani(AP)

En la tranquila isla de San Giorgio Maggiore, desde donde se puede ver la bulliciosa Piazza San Marco desde el otro lado de la laguna, se levantan del suelo 11 iglesias 煤nicas. Hay mucha gente m谩s acostumbrada a la lejan铆a de este lugar donde vivieron los monjes benedictinos – Turner o Monet lo pintaron en el Palacio Ducal – que a quienes visitan de cerca la iglesia de Andrea Palladio. En el bosque del monasterio se construy贸 la capilla que forma el Pabell贸n de la Curia durante el primer aterrizaje de la Bienal de Arquitectura de Venecia.

El Vaticano no ha olvidado que, aunque el Papa Alejandro Farnesio (Pablo III) encarg贸 a Miguel 脕ngel construir la c煤pula de la Bas铆lica de San Pedro para dominar el horizonte de la ciudad, hoy muchos de nosotros lo vemos m谩s como un 脕ngel mismo, no como la fe cat贸lica. Quiz谩s por eso, para renovar la rica relaci贸n entre las iglesias y lo mejor de la arquitectura, esta presentaci贸n de la Santa Sede es a la vez un gesto de planificaci贸n urbana futura y un signo de apertura de miras. El Vaticano no s贸lo quiere que el trabajo del arquitecto sea inspirador y evang茅lico, sino que parece que le encarg贸 que pintara un autorretrato espiritual de ellos.

M谩s informaci贸n

As铆, despu茅s de apoyar 芦Cuerpos celestiales禄, una exposici贸n en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York sobre la moda y la imaginaci贸n cat贸licas, la Santa Sede reuni贸 a arquitectos de renombre internacional (como Souto de Moura o Norman Foster) e iglesias menos conocidas dise帽adas por A Venecia llegaron arquitectos de renombre, como Francesco Cellini o Carla Jua莽aba. El Vaticano ha permitido que sus hist贸ricas ambiciones globales coexistan con un nuevo pluralismo. Iglesias de estilo r煤stico, abstracto, escult贸rico o mediterr谩neo invitan a descubrir la movilidad de la arquitectura. Muchos arquitectos sienten pasi贸n por esta experiencia. En su interior, Norman Foster explica que intent贸 construir una estructura m铆nima que fuera mejorando con el tiempo. La espa帽ola Eva Prats dijo a El Pa铆s que no quer铆a recurrir a las cruces (que cinco del grupo evitaban) sino que quer铆a utilizar el color para orientarse en el bosque.

El resultado es una joya. Primero, gracias a la idea de su comisario, Francesco dal Co, de transformar intervenciones temporales en arquitectura 煤til. En segundo lugar, al dejar incertidumbre 鈥揺s decir, al dar a los arquitectos libertad para definir鈥 c贸mo puede ser una iglesia hoy: un espacio tragado por la naturaleza (Norman Foster), un paisaje dentro de Cross (Carla Juasaba), una ruta (Ricardo Flores y Eva Prats), santuario (Fujimori Terunobu), mausoleo (Eduardo Suto de Moura (Eduardo Souto de Moura) o un lugar donde desconectarte del mundo y centrarte en ti mismo (Smiljan Radic).

La arquitectura religiosa ha demostrado ser una de las m谩s capaces de emprender y promover el cambio. Sin embargo, el logro del primer pabell贸n de la Santa Sede radica en algo m谩s que lo construido. Tiene que ver con el lugar en el que se realiz贸: restaurar un jard铆n alejado de la vida veneciana y utilizarlo como espacio de descanso y paseo constituye un regalo para el futuro de la ciudad y el disfrute de la vida. arquitectura. .

Reg铆strate gratis para seguir leyendo

_

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqu铆