En la foto, de izquierda a derecha: Belén Merino, Registradora de la Comunidad de Madrid; Andrés Allamand, Secretario General Iberoamericano; Santiago Muñoz Machado, Presidente de la Real Academia Española y María Emilia Adán, Registradora de España.

En la foto, de izquierda a derecha: Belén Merino, Registradora de la Comunidad de Madrid; Andrés Allamand, Secretario General Iberoamericano; Santiago Muñoz Machado, Presidente de la Real Academia Española y María Emilia Adán, Registradora de España.En la foto, de izquierda a derecha: Belén Merino, Registradora de la Comunidad de Madrid; Andrés Allamand, Secretario General Iberoamericano; Santiago Muñoz Machado, Presidente de la Real Academia Española y María Emilia Adán, Registradora de España.

El Colegio de Registradores de España y el Registrador Regional de Madrid han entregado hoy a la Real Academia de España (RAE) el Premio Gumersindo de Azcárate «por lograr, desde su creación hace 310 años, que los españoles destruyamos su unidad esencial».

Los Premios Registrar se han convertido en un clásico con 13 ediciones. Fue establecido para premiar a las personas o entidades que promuevan el desarrollo del estado democrático de derecho y las instituciones en las sociedades y la convivencia pacífica con ellas, así como el progreso económico y social. El acto de entrega de premios se ha celebrado hoy en el Casino de Madrid y ha contado con la asistencia de un gran número de personas del ámbito cultural, jurídico, social y político.

El director de la RAE, Santiago Muñoz Machado, quien recibió en nombre de la institución el Premio Gumersindo de Azcárate de manos del secretario general iberoamericano, Andrés Allamand, subrayó los valores compartidos de la comunidad iberoamericana en materia de lengua y derecho, destacando el impulso del actual presidente de la Academia, “En los últimos años ha revitalizado mucho la relación con la Asociación de Escuelas de Lengua Española, especialmente con la elaboración del Diccionario Panhispánico”.

Santiago Muñoz Machado agradeció el premio y señaló que “la primera condición para que las instituciones se comuniquen claramente con los ciudadanos es que no tengan dudas sobre el significado de estas palabras”. Guiñando un ojo, y señalando, como diría Don Gumersindo, «El derecho del ciudadano a comprender es uno de esos derechos naturales y legislables que están ausentes en la ley pero que son la base de todos los demás derechos que reconocemos».

La presidenta del Colegio de Registradores María Emilia Adán se refirió a la RAE en su presentación, destacando su papel en «mantener la neutralidad del lenguaje frente al abuso». También insistió en que «la RAE ha asumido la tarea fundamental de establecer su contenido» y que su trabajo «va más allá del mero lenguaje y busca un consenso terminológico que vaya más allá de los conceptos».

María Emilia Adán ha señalado que los registradores “interpretan la ley a través del lenguaje, comparando el lenguaje tradicional con el jurídico para encontrar la verdad oficial publicada en las páginas registrales. En cuanto a las distintas aportaciones de los registradores a la claridad del lenguaje, la Decana enfatizó que “partimos de La Se inicia la Oficina de Responsabilidad Social Empresarial, elaborando un glosario, difundiendo en un lenguaje claro y sencillo los principios que aplicamos, y diversas acciones que persiguen la popularización del concepto de registro legal”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí