El ponente del CGPJ detecta las insuficiencias de la nueva Ley de Secretos Oficiales

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) debatirá un informe en el que se critica el proyecto de ley de información reservada, conocida comúnmente como la ley de secreto oficialPresentación de texto y voz Václav Olea, Citando imprecisiones, deficiencias y fallas técnicas en el proyecto legislativo promulgado por el gobierno de Pedro Sánchez, advierte que “en un Estado social y democrático de derecho, los principios de apertura y transparencia en la actuación de los poderes públicos son esenciales e inherentes a la democracia”. .

El informe de 62 páginas, obtenido por EL MUNDO, propone una serie de mejoras legislativas en cuanto a la clasificación, reclasificación y/o desclasificación de materias reservadas, así como el régimen disciplinario consagrado en el texto legal, entre otras cuestiones analizadas.

«Hay un problema inicial con el proyecto de texto de que la referencia a amenazas o daños a los intereses españoles, más que a la seguridad y defensa del Estado, confunde este bien jurídico con la universalidad del interés público», ha insistido el ponente. Los efectos directos efectivos y concretos sobre el núcleo de los bienes jurídicos protegidos, la seguridad y la defensa del país, no sólo en relación con factores subsidiarios, son por tanto cuestionables y carentes de especificidad en cualquier seguridad y vida cívica, relaciones diplomáticas españolas o tensiones internacionales, y económicas. o intereses industriales de carácter estratégico», explicó Wenceslao Olea, juez de la Sala de lo Contencioso Administrativo español Corte Suprema.

Por otro lado, el documento criticó la falta de disposiciones específicas sobre lo que debe considerarse como reservas. “La exposición de motivos no justifica la materia escogida y mucho menos su amplitud, se limita a mostrar de manera general que “se entiende por información reservada aquella que las autoridades facultadas para clasificar deciden requerir información de especial protección para impedir su la divulgación no autorizada o el uso inapropiado”, lo que significa que la clasificación se basa en la subjetividad de la autoridad competente -exacerbada por un listado extenso e irrazonable- y el ocultamiento de información que no está afectada por este velo”, subrayan los vocales.

El anteproyecto, que pretende sustituir a la actual Ley de Secretos Oficiales de Franco, prevé la «clasificación, reclasificación y desclasificación» del material retenido por las autoridades competentes, aunque no es lo mismo que la categoría «ultrasecreta» y la capacidad «secreta». es enteramente atribuible a la Consejo de MinistrosLa clasificación, reclasificación y desclasificación de las categorías clasificadas y restringidas “están en manos de una amplia y diversa gama de autoridades civiles y militares, incluyendo también a las autoridades autonómicas competentes en materia policial en aquellas comunidades autónomas en las que se hayan establecido obligaciones estatutarias en los términos de la la policía fuerza ese poder Constitución 149.1.29ª«.

El comunicado del CGPJ también fue crítico en este punto, ya que argumentó que la «notable diversidad de autoridades» que podrían participar en el proceso «ha afectado negativamente a la aplicación de taxonomías restrictivas, ajustadas a los límites impuestos por la Constitución». recuerda que “no hay que olvidar que en las democracias la decisión de los estatutos del secreto se toma con la máxima seriedad, que en las democracias debe observarse el principio de apertura, y que por tanto es la fuerza de aplicación adecuada para aprobarlo al más alto nivel «.

El texto, que será considerado por el pleno del órgano de gobierno de los jueces esta semana, argumenta que «sin perjuicio de que determinadas autoridades con facultades específicas en materia de seguridad y defensa nacional puedan tener la facultad de clasificar la información pública». limitado a los miembros del gobierno, a saber, el presidente, el vicepresidente y los ministros con competencias en materia de seguridad y defensa».

Por otra parte, el proyecto de ley prevé su Artículo 6 La Agencia Nacional de Protección de Datos Confidenciales atribuye directamente tal atribución a Palacio Presidencial, Relaciones con el Parlamento y Memoria Democrática, cuya función es proteger y tratar la información clasificada como «Top Secret», «Secret» y «Confidencial». “El proyecto que designa al ministerio como tal autoridad debe ser considerado un error de redacción ya que toda autoridad nacional debe ser una persona natural y sujeta al régimen de responsabilidad pública y penal correspondiente, por lo que el ministerio debe ser sustituido por un ministro”, dijo el gobernador. puede hablar.

Asimismo, el texto del Poder Judicial objetaba que “la nueva ley no regula el acceso del Defensor del Pueblo a la información reservada, que se encuentra expresamente contenido en el artículo 22 de su ley orgánica de control LO 3/1981, de 6 de abril”.

Por otra parte, el artículo 37 del nuevo texto legislativo prevé los recursos en vía administrativa contra las diligencias debidas o los autos de calificación, dando tercera habitación del Tribunal Supremo. La disposición fue juzgada positivamente, aunque “en cuanto al procedimiento diseñado, no se atribuyó a la posición sistemática en el texto, laguna que debe ser considerada como un error mayor, pues debe determinarse en el anteproyecto de qué disposición de la ley que se está reformando incluirá ese programa”, advirtió el vocero.

En cuanto al régimen sancionador para quienes filtren secretos oficiales, el ponente del CGPJ ha subrayado que “las normas previstas distan mucho de poder identificar con precisión las infracciones administrativas que han incluido en su listado. Artículo 41vulnerando los principios de legalidad y tipicidad”. Asimismo, desde el punto de vista del Consejo, “parece que los prelegisladores han olvidado que el Código Penal está tipificado por el delito de descubrimiento y revelación de secretos e información relacionados con la defensa nacional «.

Finalmente, el proyecto de ley del gobierno también establece que si cierta información no se desclasifica, «será reclasificada» hasta por 65 años. El CGPJ también se opuso al mecanismo establecido en el texto, ya que “el régimen transitorio podría prever convenientemente con exactitud el período inicial de cómputos temporales a efectos de la desclasificación y, por razones de exhibición, deberían ser las fechas en las que fueron originalmente clasificados y reservados para El uso en la Desclasificación de las disposiciones establecidas en la cláusula 16 se produce automáticamente a partir de la expiración de esa fecha, y no a partir de la entrada en vigor prevista de la norma.

Los miembros que integran el consejo debatirán en el pleno del próximo jueves la propuesta de la miembro Olea, que podría ser aprobada o rechazada por el órgano de gobierno de los jueces.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí