Un artista pinta una obra de Ibarrola en el nuevo Bosque Omar.

En la zona arbolada de la Reserva de la Biosfera de Ur Daibai (Bizkaia), hay dos bosques pintados, dos extrañas obras de arte. Están situados muy juntos, ambos destilan la magia artística de Agustín Ibarrola (Basauri, Bizkaia, 1930), pero sus destinos son muy distintos. El Bosque de Oma original, una serie de pinturas de principios de los 80 sobre troncos de pino y rocas, palideció con el tiempo y enfermó gravemente de una infección por hongos. En 2018, estuvo cerrado al público. Adyacente se encuentra el nuevo Bosque de Oma, donde más de 700 árboles están siendo minuciosamente mapeados para realizar una réplica de museo al aire libre. Ya está aceptando las primeras visitas. Su apertura completa no llegará hasta octubre de 2023.

Una de las primeras cosas que pintó Ibarola en el Bosque de Orma fue una raya blanca. Le tomó aproximadamente tres años, de 1982 a 1985, dar forma y completar un conjunto de 47 obras repartidas en un área de cuatro hectáreas. Hoy, un equipo de 12 personas entre artistas visuales, especialistas en arte contemporáneo, arquitectos y estudiantes de bellas artes está trabajando para reproducir las creaciones del pintor en las 13 hectáreas del Bosque Basobarri cerca de Oma. Les tomará un año y medio pintar los 700 árboles que enmarcan todo el arte. La muestra está bajo la dirección de Fernando Bazeta, catedrático de arte de la UPV, con la sugerencia de José Ibarrola, hijo del pintor.

Más que una reproducción exacta del cuadro, la intervención supondrá el traslado de la idea de Ibarrola plasmada en Oma a Basobarri, con el objetivo de «mantener viva la obra del pintor». La Diputación Foral de Bizkaia, propietaria de la colección de arte, se puso de acuerdo con la familia del creador para impulsar el proyecto: «Ibarrola se mostró partidario de actuar de esta forma, lo que nos impulsó a lanzar un proyecto para hacer permanentes las obras perecederas», Bis Asier Madarieta , coordinador de programas del consejo provincial, afirma. Fue una iniciativa «novedosa», agregó.

Artículo Recomendado:
Liam Young, el arquitecto que salvó al mundo

El bosque de Oma es una de las representaciones más famosas de Ibarrola. Sufrió atentados terroristas en 2000 y 2003 como represalia por la actitud militante del artista hacia ETA. En 2018, el bosque de coníferas se infectó con la enfermedad del cinturón marrón, que afectó al 80% de los árboles. Los funcionarios tuvieron que cerrarlo y lanzaron una «investigación exhaustiva y un esfuerzo de relectura» para llevarlo a un escenario similar, explicó Madarieta. “Nos costó encontrar el sitio, pero por suerte encontramos un bosque al lado, lo que nos permitirá recrear el espacio original”, comentó un representante de la comisión.

El equipo de expertos ya ha comenzado a pintar las primeras obras, incluidas algunas obras icónicas como El ojo, Relámpago atrapado, Horizonte, La invitación al beso o El arcoíris de Nell. La primera fase durará hasta finales de octubre y completará 14 de las 33 pinturas. Madarieta ha señalado que se está utilizando “una pintura no peligrosa similar a la utilizada por Ibarrola, preparada específicamente para este proyecto por una empresa comercial”. Hasta el 11 de septiembre, la Diputación Foral de Bizkaia ofrece visitas guiadas (dos veces al día, grupos de 15 personas) solo con cita previa. Durante la segunda fase, de mayo de 2023 a septiembre de 2023, se completará el pintado de los 19 decorados restantes. El resultado final permitirá restaurar la pintura perdida en 1989 durante una tala realizada por el entonces propietario.

Un artista pinta una obra de Ibarrola en el nuevo Bosque de Oma.Diputación Foral de Bizkaia

La inauguración del nuevo espacio expositivo supondrá una inversión cercana a un millón de euros, a cargo de la Diputación de Bizkaia. Se espera que reciba 100.000 turistas al año, que es la cifra que ha alcanzado la selva virgen en el pasado. Habrá una ruta de un kilómetro en New Forest. Todos los árboles pintados tratados con bioestimulantes y productos fitosanitarios serán objeto de seguimiento para evaluar en todo momento su comportamiento así como su edad.

Artículo Recomendado:
¿Es necesario reportar nuevas enfermedades en los seguros de vida?

El trabajo de duplicación de la obra tuvo en cuenta la topografía del terreno, porque según el responsable del proyecto, “era necesario respetar la perspectiva, la tridimensionalidad de la pintura, la profundidad global del cuadro…”. Cuando Ibarrola colocó este gran lienzo en el bosque de Oma, se inclinó a afirmar que estaba tratando de generar “una experiencia estimulante y lúdica, llena de energía sensorial, visual y estética mientras contempla la pintura del bosque”. proyecto Garantizado, el nuevo Bosque de Oma «será muy similar al primero», lo que permitirá «transmitir fielmente la idea original de Ibarrola», confirma Madarieta.

suscríbete para seguir leyendo

lectura ilimitada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí