EL PAÍS

«Hola a todos, si su hijo tiene menos de 13 años y usa [las aplicaciones] Google Workplace for Education Necesitamos que presente una denuncia ante la Autoridad Española de Protección de Datos (AEPD) para que investigue”, apareció a finales de abril un mensaje en el chat de Telegram de Adolescencia Libre de Móviles de Madrid que animaba a sus más de 3.000 miembros a hacerlo. informe: «Esta es una forma de empezar a luchar contra Chrome [ordenadores Chromebook] en el colegio. Es fácil, simplemente lo hice. Lo importante es que cuantas más quejas mejor”, añade el mensaje, que fue replicado en otros grupos locales de WhatsApp para padres preocupados por las pantallas.

La campaña no ha hecho más que empezar, pero la AEPD ya ha confirmado que en los últimos meses se ha producido un aumento de denuncias contra centros educativos que utilizan las herramientas de Google y no cumplen la normativa de tratamiento de datos: “Por ejemplo, discutiremos una decena de denuncias contra centros educativos. Nadie apunta directamente a Google”, afirmó la fuente de la AEPD. «Se ha producido un aumento respecto al último año», añaden, advirtiendo que la cifra puede no incluir todas las denuncias recibidas: «Es posible que haya habido algunas denuncias pendientes en fases de análisis anteriores», afirman.

Google Workplace for Education incluye la transferencia de GB de almacenamiento en Google Drive y el acceso a servicios como Classroom, Meet, Google Docs, Forms y Google Chat. Por supuesto, para todo ello, cada usuario deberá crear una cuenta. Google dijo en información sobre el servicio que «Google Workspace for Education no recopila datos de los estudiantes con fines publicitarios». Sin embargo, no mencionó otros «fines».

El mensaje inicial del chat para padres también nos recordó que esta estrategia ha tenido éxito en Dinamarca. Un padre informó sobre la herramienta de Google en 2020. La agencia de protección de datos de Dinamarca respondió en febrero, dictaminando que el sistema actual de transferencia de datos a través de Google Workspace y Chromebooks en las escuelas no tenía base legal. Por lo tanto, las escuelas danesas deberían poner fin a la transferencia de datos personales u obtener una base jurídica clara para ello.

Un portavoz confirmó que el movimiento juvenil nacional por la libertad móvil, que surgió de una charla familiar en el barrio de Poblenou el pasado mes de noviembre, sigue preocupado por los dispositivos, pero en Madrid las primeras preocupaciones son por el procesamiento de datos y las implicaciones en la privacidad. así como educación sobre el uso de pantallas y herramientas de grandes empresas americanas como Google: «Estas acciones las lleva a cabo la Asociación del Movimiento Juvenil de Liberación de Madrid (ALMMA), ya que ALM es un movimiento nacional pero no está implicado en el uso de dispositivos en las escuelas», afirmó un portavoz madrileño. «La prioridad ahora es retrasar la entrega de teléfonos inteligentes a los menores, respaldada por la evidencia sanitaria y los expertos. La desdigitalización se producirá más adelante», añadió.

A preguntas de La Nación, Google no hizo ningún pronunciamiento oficial respecto a estas denuncias ante la AEPD, aunque sí compartió antecedentes con el diario sobre su compromiso con la privacidad de los usuarios.

acuerdo comunitario

La atención se centra en Madrid, que firmó un acuerdo con Google en 2021 para utilizar sus herramientas en centros comunitarios. Pero Google también ha firmado acuerdos con Andalucía, Cataluña, Bascadia y Canarias, según la compañía. Google se ha asociado con otras ciudades, como Extremadura o Murcia, pero aún no ha llegado a un acuerdo establecido. La compañía estadounidense opera en más regiones, pero al mismo tiempo compite con Microsoft, que también aporta su infraestructura a centros educativos de diversas comunidades.

La AEPD ya advirtió al Gobierno de Canarias en el verano de 2023 sobre el uso de las herramientas de Google sin los controles adecuados. En otra consulta reciente sobre un posible acuerdo entre los ayuntamientos de Ceuta y Melilla y Google, la AEPD lo dejó claro: “No hay duda de que estamos ante lo que la agencia dice que es una recogida intrusiva de información personal simplemente para pasar por el entorno digital Forma parte de tu educación y adquiere habilidades digitales La agencia brindó más detalles sobre la información generada a través de estas cuentas gratuitas: “No olvidemos que los estudiantes serán identificados por su cuenta de usuario y será la cuenta con la que interactuarán en los diferentes servicios , pueden expresar su preferencia explícita por el contenido dando “me gusta” a las interacciones o incluyendo comentarios. Teniendo en cuenta estas posibilidades, se podrá tratar información sobre el comportamiento psicológico como trastornos alimentarios, problemas sociales, comportamiento cultural y educativo de estos menores”, explicó la agencia.

Reducir el riesgo no es fácil

Los investigadores académicos que han estudiado el entorno de Google también tienen dudas razonables sobre dónde podrían acabar los datos de los estudiantes españoles y europeos: “Utilizar un proveedor de servicios en la nube como Google para la educación conlleva todos los riesgos en términos de privacidad” Carlos Hernández Gañán, profesor de la Universidad de Delft de Tecnología (Países Bajos). “Estos riesgos no son exclusivos de Google, sino que aumentan porque en entornos educativos tanto los estudiantes como los profesores tienden a compartir datos potencialmente privados. Google también tiene acceso a datos de diagnóstico que esencialmente nos brindan información sobre cómo los estudiantes y los profesores interactúan entre sí. cada interacción en Chrome”, añadió.

Uno de los problemas actuales es que los administradores de datos de estos centros carecen de conocimientos sobre cómo proteger las cuentas de los menores: “Google ha propuesto medidas para minimizar estos riesgos”, afirma Hernández Gañán, “pero creen que los administradores informáticos de estos centros Los centros Las escuelas y los propios profesores tienen las capacidades técnicas para configurar las cuentas de forma adecuada. «

La denuncia danesa provino en 2020 de un padre preocupado porque los datos de su hijo se estaban enviando a Google. En España, la AEPD sólo ha recibido denuncias contra centros educativos y no contra la propia Google. La AEPD ha dictado sanciones relativas al uso de Chromebooks en centros educativos vascos y al uso de Google Workplace for Education en un centro madrileño. Es probable que la resolución continúe y otras escuelas estarán preocupadas por participar en tecnología educativa que podría causar problemas. “Queremos informar a la AEPD de las inquietudes suscitadas por el uso de las herramientas de apoyo al aprendizaje educativo de Google Workspace por parte de los centros educativos a los que asisten nuestros menores”, afirmó un portavoz de ALM en Madrid. «Por eso es importante que las familias con niños menores de 14 años que utilizaron Google Workspace for Education antes de cumplir 14 años comiencen a utilizar Google Workspace for Education», añadió.

Puedes seguir a PeriodistasdeGénero Tecnología en Facebook y X o registrarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí