Representaci贸n de d贸lares y criptomonedas.

Representaci贸n de d贸lares y criptomonedas.Representaci贸n de d贸lares y criptomonedas.Reuters

Como es sabido, la Ley 11/2021, de 9 de julio, de Medidas Preventivas y de Lucha contra el Fraude Fiscal modifica la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas F铆sicas (LIRPF) para establecer nuevas obligaciones de informaci贸n sobre la tenencia de monedas virtuales y operaciones realizadas utiliz谩ndolos para mejorar el control fiscal sobre los hechos imponibles derivados de dicha posesi贸n u operaciones.

Pues bien, el esperado desarrollo normativo de la citada obligaci贸n procede del Real Decreto 249/2023, de 4 de abril, que entrar谩 en vigor el 1 de enero de 2024. Por supuesto, todo ello no afecta al hecho de que el decreto ministerial por el que se aprueba el modelo de declaraci贸n correspondiente, m谩s concretamente, su contenido por un lado, y las normas de valoraci贸n necesarias para proporcionar informaci贸n sobre las monedas de curso legal, por otro.

El Real Decreto introdujo de entrada tres obligaciones de informaci贸n para diferentes materias relacionadas con las monedas virtuales. En primer lugar, est谩n obligadas a notificar las personas f铆sicas y entidades residentes en Espa帽a, as铆 como los establecimientos permanentes de entidades residentes en Espa帽a que presten servicios de protecci贸n de claves privadas por cuenta de terceros, para su mantenimiento, almacenamiento y transmisi贸n. mismas Personas F铆sicas y establecimientos permanentes, mediando de cualquier forma en la realizaci贸n de dichas operaciones o prestando servicios de protecci贸n de claves privadas por cuenta de terceros. Por 煤ltimo, aquellos contribuyentes, residentes en Espa帽a, que sean titulares de las citadas divisas radicadas en el extranjero, siempre que se encuentren amparados por una entidad que preste servicios de custodia de los citados bienes y su saldo conjunto supere los 50.000 euros, o durante varios a帽os consecutivos a帽os, lo que representa un aumento de m谩s de 20.000 euros en comparaci贸n con el saldo de la decisi贸n de presentar la 煤ltima declaraci贸n.

Sobre todo esto, vale la pena reflexionar de inmediato.

Desde el principio, ha sido sorprendente la intransigencia con la que los legisladores han intentado trasladar conceptos del 谩mbito financiero tradicional al espacio de las criptomonedas. Nos referimos a la obligaci贸n de exigir al 鈥渢enedor, otorgante o beneficiario鈥 la declaraci贸n de su saldo u operaci贸n. Se extiende incluso a aquellos sujetos que 芦de alguna manera禄 posean la facultad de disponer de dicho saldo. En realidad, las claves p煤blicas y privadas est谩n asociadas con los usuarios de la plataforma de intercambio o custodia, y no hay un agente, un autorizador y mucho menos un beneficiario. Asimismo, el respaldo a un concepto legal tan incierto como el 芦derecho de disposici贸n禄 lo convierte en una prueba diab贸lica para las plataformas y los usuarios finales, ya que cualquier persona con las credenciales pertinentes podr铆a entrar en esa categor铆a.

Por otro lado, centr谩ndose en las obligaciones derivadas de las operaciones de notificaci贸n, la plataforma se ve obligada a incluir cada una de ellas, sin establecer una exenci贸n m铆nima, lo que parece irrazonable, como es el caso de las operaciones realizadas por entidades de cr茅dito y financieras (6.000鈧 y 3.000 euros) salida.

Finalmente, considere a los contribuyentes que tienen monedas virtuales. Estos se entender谩n ubicados en el extranjero cuando la persona, entidad o establecimiento permanente que los ampara no est茅 obligado a presentar las obligaciones de informaci贸n a que se refiere el apartado 6 de las Disposiciones Adicionales del art铆culo XIII de la LIRPF. Es decir, plataformas de intercambio y seguridad de criptomonedas ubicadas en Espa帽a o sus establecimientos permanentes.

Entonces, la incertidumbre es total, porque 驴c贸mo saben las personas que est谩n obligadas a reportar si una plataforma est谩 obligada a reportar sus saldos u operaciones? Adem谩s, lo anterior se agrava si tenemos en cuenta que suelen ser las personas f铆sicas las que se encuentran en esta situaci贸n, ya que las personas jur铆dicas y las entidades en general estar谩n exentas de informar si se establece un saldo en su contabilidad. Nos preocupa mucho que en la pr谩ctica esto signifique que la mayor铆a de los contribuyentes decidir谩n proporcionar informaci贸n cuando tengan dudas, lo que agregar谩 una carga administrativa adicional innecesaria.

En definitiva, debemos criticar una vez m谩s las t茅cnicas normativas utilizadas. Est谩 claro que se ha intentado importar el modelo existente para las obligaciones de informaci贸n contenidas en el modelo 720 que ha sido cuestionado muchas veces sin detenerse a analizar que la realidad que pretende informar es muy diferente. Solo nos queda esperar que, como en otras ocasiones, el SAT aporte normas interpretativas que brinden mayor seguridad jur铆dica a todos estos nuevos reg铆menes de provisi贸n de informaci贸n.

Javier Mart铆n / Jes煤s Salido es Catedr谩tico de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad Complutense. Socio Director de Ideo Legal / Abogado de Ideo Legal

Sigue todo lo relacionado con Cinco D铆as en Facebook, Twitter y Linkedin o en nuestra newsletter Agenda Cinco D铆as

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqu铆