Corte Suprema anula reformas que transferirían el control de la Guardia Nacional al Ejército

La Suprema Corte de Justicia de México invalidó las reformas del Congreso que transfirieron el control operativo y administrativo de la Guardia Nacional (GN), una fuerza policial creada originalmente como una corporación civil, al Ejército. La Corte Suprema anuló el martes las reformas, el mínimo requerido para que el máximo tribunal de México declare inconstitucional una norma, por una votación de ocho de 11 ministros. Los ministros Arturo Zaldívar, Yasmín Esquivel y Loretta Ortiz objetaron el proyecto de sentencia y expresaron su apoyo a que la Guardia Nacional continúe bajo el mando militar de la Secretaría de la Defensa (Sedena), establecida por las reformas hoy derogadas. Según la resolución judicial de este martes, el gobierno nacional debe volver a estar bajo el control absoluto de la Secretaría de Seguridad y Protección Civil (SSPC), organismo civil encargado de las siguientes tareas según el artículo 21 de la constitución: Seguridad pública. Los ministros también derogaron la facultad otorgada al secretario de Defensa, Luis Cresencio Sandoval, para definir al oficial que debe desempeñar el cargo de comandante de la GN, así como el requisito de que el oficial sea un oficial militar de alto rango.

La derogación de las reformas fue un duro golpe para el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien insistió en que el éxito de la nueva empresa policial dependía inevitablemente de que la Sedna armara a las Fuerzas Armadas y que la coordinación, la disciplina y la honestidad típicas de la misma. López Obrador ha advertido al tribunal que cometería un «grave error» si aprueba el proyecto de sentencia, ya que supondría condenar a la GN por corrupción e ineficiencia que ha asolado a la policía mexicana, un caso clásico de Genaro García Luna, policía federal. jefe durante el mandato de seis años de Felipe Calderón (2006-2012), fue condenado por un jurado estadounidense por narcotráfico y crimen organizado en Crimen de febrero.

Ministros de la Corte Suprema Yasmín Esquivel y Arturo Zaldívar, foto de archivo. Rogelio Morales Ponce (Cuarto oscuro)

Con base en este diagnóstico, el Poder Ejecutivo impulsó una reforma en el Congreso en septiembre de 2022 que determinó que el Departamento de Defensa tendría «control operativo y administrativo sobre la Guardia Nacional», aunque la empresa permanecería «afiliada» a la SSPC, que es Responsable de desarrollar estrategias y políticas de seguridad pública. El Congreso no reformó la Constitución, pero modificó varias leyes secundarias, lo que significó que se mantuvo vigente el artículo 21 del texto básico, que establecía que la seguridad pública debe recaer en los organismos civiles, distintos de los militares, encargados de que éstos defiendan en última instancia la soberanía nacional. derrotando al enemigo. El concepto de “pertenencia” es el fruto envenenado de las reformas aprobadas por el diputado Morena. En el discurso del oficialismo -reproducido hoy por los ministros Zaldívar, Esquivel y Ortiz- la GN nunca ha perdido su carácter cívico, pues sigue «adscrita» a la Secretaría de Seguridad Civil.

El secretario Javier Lenez señaló que, en efecto, la Guardia Nacional había «reescrito» Sedna, que calificó de «fraude constitucional». Con las reformas, la SSPC se quedó solo con una jerarquía totalmente formal “sin sustancia o de manera sustantiva”, explicó. “Lo que se ha trasladado a la Sedena es el núcleo básico que da contenido a la afiliación de una unidad al poder ejecutivo, si no el control operativo y administrativo de una unidad, este se complementa con facultades de nombramiento, reglamento, regulación y control de personas, finanzas y disposición de recursos materiales, entonces, ¿cuál es la afiliación?”, dijo el ministro. “La referida transferencia de funciones crea también una subordinación jerárquica entre la unidad y sus organismos afiliados, lo cual está prohibido por la Ley contra la SSPC, por lo que estas transferencias de facultades permanentes y legales son efectivamente una reescritura de la Constitución. lo que técnicamente es un fraude a la Constitución», agregó.

Vea la transmisión en vivo de la conferencia SCJN de este martes.

La ministra Margarita Ríos Farjat dijo que es inconcebible que un organismo ejerza la dirección de los organismos inferiores sin su control administrativo y operativo. “Es difícil para mí imaginar una agencia civil, en este caso la SSPC, reteniendo la dirección de la Guardia Nacional si no tiene el control operativo y administrativo. Una agencia realmente no puede funcionar sin el control de las operaciones y la gestión de la agencia. Como estos controles están militarizados, la gestión también está militarizada, y el carácter civil es cuestionable. No solo eso, sino que también se ha cuestionado su relación con la SSPC”, argumentó. El ministro advirtió que esta doble jerarquía de órdenes suponía un riesgo jurídico para la sociedad. “Uno de los principios de los órganos descentralizados es la dependencia jerárquica de las entidades a las que pertenecen, aquí la GN se define como adscrita a la Secretaría Civil, pero su jerarquía sigue las órdenes de la Sedena, esto rompe la unidad, jerarquía y desarrollo de la Federación administración pública, e incluso implica un riesgo para la seguridad jurídica de la sociedad, porque tenemos un organismo que tratará de responder a dos secretarías, una civil y otra militar”, explicó.

Los ministros Zaldívar, Esquivel y Ortiz argumentaron que la “filiación” de la Guardia Nacional establecida en las reformas impugnadas garantizaba a las sociedades anónimas conservar su carácter civil. «Su formación [de los elementos de la GN] Está en la seguridad pública, el fin es la seguridad pública, y la institución es la seguridad pública. ¿Por qué adjuntar? [a la Sedena] ¿Control administrativo y operativo convertido en militar? Me cuesta sostener esta conclusión», dijo Zaldívar. El relator del proyecto de sentencia, ministro Juan Luis González Alcántara, respondió: «Si sus integrantes son militares en activo, entonces sería un fraude a la Constitución Federal afirmar que los organismos policiales conserven su carácter civil y se rijan por la doctrina policial. Jurisdicción y disciplina militar, desarrollando funciones militares y actuando conforme a las normas militares, no sólo penales y disciplinarias, sino también, entre otras, las relativas al ascenso, recompensa y destitución”.

Varios ministros que optaron por reformas ineficaces reconocieron el trabajo de las fuerzas armadas y argumentaron que no se podía negar que México estaba experimentando severos problemas de inseguridad y violencia. Sin embargo, dicen que esto no debería interferir con la protección de la Constitución. “Ninguno de nosotros ha olvidado los graves problemas de seguridad pública que atraviesa nuestro país”, dijo Láynez. “Como jueces constitucionales tenemos un deber con México. Como protestamos cuando tomamos posesión, nuestro compromiso con nuestro país y la sociedad radica en lo que juramos defender entonces: hacer valer la Constitución. Por eso me parece que , debemos hacer todo el trabajo de interpretación para reforzar y defender la supremacía de la Constitución y el respeto a los derechos humanos en todas las circunstancias”, concluyó.

Suscríbete aquí al boletín de PeriodistasdeGénero México y recibe toda la información importante de la actualidad del país

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí