Chile: Las mujeres deben contar con el consentimiento del marido para heredar, vender o solicitar un préstamo

Feministas chilenas protestan por los derechos de las mujeres en Santiago de Chile.Sebastián Utreras Lizana (EL PAIS)

Las mujeres casadas en Chile no tienen los mismos derechos que sus esposos en cuanto a la administración de bienes al optar por el sistema de sociedad conyugal. El 65% eligió esta opción y el 33% eligió la separación total de activos. Por ejemplo, en la mayoría de los sistemas acordados, si su madre o su padre fallecen, necesita el permiso de su esposo para heredar. Si el heredero es una casa, es él quien la administra y se requiere su firma para la venta. Al solicitar un préstamo bancario, si la mujer no está trabajando en el mercado formal, también debe buscar ayuda de su pareja. La ley establece lo siguiente: «El marido es cabeza de la sociedad conyugal y por tanto administra sus bienes y los de su mujer».

Desde 2008, el Congreso está reformando el Código Civil para garantizar la igualdad de derechos entre hombres y mujeres en las relaciones conyugales. La discusión del proyecto de ley se reinició en mayo y esta semana el gobierno de Gabriel Borich presentó un centenar de señales que la Comisión de Mujeres e Igualdad de Género del Senado debe analizar para proceder a la votación.

El caso de Sonia Arce es emblemático de la discriminación. En 1994, la mujer de 70 años fue separada de facto de su esposo cuando murió su padre. Ella y su hermano heredaron una casa, pero quieren venderla. Sin embargo, como Arce estaba casado bajo el régimen de sociedades -que otorga a los esposos el poder de administrarse a sí mismos, a la familia y a los bienes de su esposa-, necesita la firma de su expareja, pero ha perdido todo contacto. Se inició un proceso engorroso y extenso en la corte, pero decidió llevar el caso ante la justicia. Humanas Corporation (entonces La Morada) y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) presentaron una denuncia contra el gobierno chileno ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En 2008, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos llegó a un acuerdo amistoso con el gobierno chileno, en el que el gobierno chileno se comprometió a dar alta prioridad a los proyectos de ley del Congreso que reforman el Código Civil y derogan las disposiciones discriminatorias. Quince años después, el esposo continúa actuando como «Jefe de la Sociedad Marital» y «Gerente Único». Sobre la base del progreso realizado por gobiernos anteriores, el gobierno de Borik quiere la aprobación final para que ambos cónyuges administren vagamente las empresas.

“Nuestro sistema de sociedades conyugales es anacrónico, aquí no estamos hablando de eliminarlo, sino de reformarlo para que esté acorde al siglo XXI”, dijo Alejandro Alejandro, presidente de Comunidad Mujer, una organización que promueve la igualdad de derechos y progreso”, dijo Alejandra Sepúlveda. «Es súper discriminatorio. Si una mujer no tiene un trabajo formal remunerado, cualquier crédito que solicite en el banco tiene que ser aprobado por su esposo. Afecta el emprendimiento. Siempre hay barreras para una mayor autonomía económica de las mujeres», afirma. . Además, las mujeres chilenas tienen un 18 por ciento menos de probabilidades que los hombres de ser aprobadas para un préstamo, según una investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Uno de los elementos más polémicos en las discusiones del proyecto de ley es la denominada “herencia de la mujer casada”, norma que busca equilibrar el hecho de que el marido sea el titular ejecutivo con la condición de la mujer. Esto permite a la esposa administrar los bienes que ha adquirido a través del trabajo o el comercio. El proyecto de ley requería que ambas partes pagaran salarios para formar una sociedad y eliminó el monto de la herencia, lo que se interpretó en algunos círculos como la abolición de las garantías para las mujeres.

Antonia Orellana, ministra de la Mujer e Igualdad de Género, explicó a El País que “la herencia de una mujer carece de fundamento jurídico cuando ambos cónyuges pueden administrar de manera ambigua los bienes de la pareja y ambos cónyuges pueden administrar sus propios bienes”. Además, agregó, “estamos extendiendo las relaciones conyugales a los matrimonios igualitarios, y la idea de herencia para las mujeres no va a tener cabida. En definitiva, la cantidad de herencia que se quedan las mujeres es equiparable a los regímenes que buscan la igualdad de derechos para las mujeres”. cónyuges e igualdad en el matrimonio». incompatibles.

Las parejas casadas pueden cambiar de régimen. Además de la separación completa de la sociedad y los bienes de marido y mujer, solo el 2% de los matrimonios aceptan participar en la distribución de la propiedad. En este caso, los bienes de los dos se dividen, pero si termina el régimen (ya sea porque deciden elegir al otro o porque se divorcian), se dividirán a partes iguales sin importar quién aporte más o menos. Esto se aplica a los bienes tangibles, como una casa, pero también a las deudas de uno de los dos.

Instructivo presentado por la ministra Orellana a una comisión del Senado esta semana señala que las parejas del mismo sexo parecen tener la opción del régimen de pareja, la separación parcial de bienes y la eliminación del hecho de que las mujeres solteras deban acreditar su estado civil cuando soliciten el matrimonio . prestamo etc La comisión encargada de analizar los temas acordó el lunes reunirse dos veces por semana para abordar la iniciativa, que aún está sujeta a un largo proceso legislativo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí