mala hab

A veces puede ser sabio analizar su vida diaria. Pregúntate si te abruman los malos hábitos. ¿Notas que estás atrapado en una rutina? Hay muchas pequeñas cosas que puede hacer para lograr grandes cambios en sus días de trabajo. La más mínima intervención impactará en su productividad, su energía y su calidad de vida.

1. Preocupación

¿Estás constantemente ocupado preocupándote por cosas que probablemente no puedas cambiar? Son especialmente los fanáticos del control los que tienen más dificultades para delegar y quieren a toda costa gestionar todo ellos mismos, incluso las cosas de las que no son responsables. Preocuparse es todo menos productivo. Déjate llevar a tiempo y no te rompas los sesos.

2. Deja ir

No, no tienes que vestirte con ropa formal todos los días para ir a trabajar, pero poner un poco de esfuerzo dice mucho sobre tu estado de ánimo. Es importante saber qué impresión dejas en tu lugar de trabajo. Por eso, invierte en tu guardarropa y en tu persona para que nadie se pregunte si estás bien o si necesitas ayuda.

3. Perder el tiempo en las redes sociales

Puede usar las redes sociales para aprender o trabajar en la imagen de su marca, pero generalmente le hará perder el tiempo. ¿Te desplazas por tu cuenta de Instagram o Facebook temprano en la mañana o antes de irte a dormir? No es la mejor manera de empezar o terminar el día. ¡Opta por una rutina matutina más productiva que aumentará tu energía! ¿Una hora menos en Twitter y una hora más en el gimnasio? También puede intentar dejar su teléfono inteligente a un lado en la vida cotidiana. Concentre su energía en conversaciones cara a cara. Pequeño consejo: apaga tus notificaciones. De esta manera, será menos probable que revises tu teléfono.

4. Aplazar las sesiones deportivas

¿No te apetece ir a hacer deporte al final del día y sueñas con pasar la tarde en tu sofá sin hacer nada y viendo tu serie favorita? La segunda opción puede esperar mientras que la primera te dará muchas más satisfacciones.

Los requisitos pueden parecer altos, pero una vez que hayas terminado tu entrenamiento, te alegrarás de haberte superado a ti mismo. La televisión todavía puede esperar.

5. Abandona tus metas

¿Cedes fácilmente a la tentación? ¿Tenías planeado hacer deporte pero tus amigos te invitan a tomar algo? A menudo hay cosas más agradables que hacer por la noche: ver una serie, charlar con amigos,… Ten cuidado de no perder de vista tus objetivos. ¡Recompénsate por la disciplina y la perseverancia que has demostrado para completar tus proyectos!

6. Mantente en tu zona de confort

Sí, esta zona de confort es muy agradable, pero al cabo de un rato se vuelve un poco monótona. ¡Ser curioso! Redescubre tu ciudad u organiza excursiones. Encuentra un nuevo pasatiempo y toma clases para mejorar tus habilidades. Inscríbete en una escuela para aprender un nuevo idioma o un instrumento musical. Quién sabe, puede que descubras una nueva pasión y te dará un impulso de energía.

7. Ser influenciado

¿A veces te dejas influenciar por los demás? Piensa en lo que quieres lograr y cómo quieres hacerlo. Comienza a vivir tu vida conscientemente y no dejes que otros manejen tu negocio. Evite esperar y tome más iniciativas.

8. Tratar con personas pesimistas

Hay muchas personas que merecen tu atención. Los amigos se apoyan mutuamente y no se interrumpen constantemente. ¿Tienes un colega que no te apoya en absoluto? Limite el contacto con esta persona y pase más tiempo con las personas que son importantes para usted.

Lea también: 15 malos hábitos para dejar de inmediato

(eh/jy) – Fuentes: Entrepreneur / Express Business

5 de abril de 2023

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí