Inicio Lectura 2023 Al otro lado del ecuador, la economía global está en caos

2023 Al otro lado del ecuador, la economía global está en caos

176
0
2023 Al otro lado del ecuador, la economía global está en caos

Las tres economías y potencias comerciales más grandes del planeta (EE. UU., China y Europa) caminan sobre la cuerda floja y corren el riesgo de caer en arenas movedizas. Los giros y vueltas en medio del ejercicio les dieron una hoja de ruta sinuosa, dibujando un horizonte extremadamente complicado.

El triple salto de China recupera influencia mundial

más lejos

El epicentro de este nuevo rompecabezas económico sin resolver proviene del gigante asiático. La segunda economía mundial no ha despegado con la fuerza que se esperaba tras el final de la criticada política de coronavirus cero. De hecho, la lectura del mercado fue «decepcionante» ya que subió un 6,3% entre abril y junio, muy por debajo del 7,1% pronosticado por su centro de análisis. El objetivo no oficial del 5% está «en riesgo», según Citigroup o Morgan Stanley.

Asimismo, cualquier crecimiento económico por debajo del 5 % pondría en peligro la ambiciosa estrategia del presidente chino, Xi Jinping, de desplazar el liderazgo mundial de EE. UU. Para lograr este objetivo, reformuló la política económica con la esperanza de ganar autonomía monetaria y financiera en el extranjero, y revisó su estrategia de defensa para promover una carrera armamentista mundial, mientras cambiaba la diplomacia con la esperanza de aumentar la influencia y las alianzas en el orden internacional.

La recuperación de China está amenazada. Su PIB creció solo un punto porcentual desde el primer trimestre de este año, y decenas de ciudades están bajo restricciones de movilidad por saneamiento. Peor aún: se está deslizando hacia la deflación, su primera recesión desde 2020, y el desempleo juvenil en un 21 %, sin precedentes en cuatro décadas de dinamismo de casi dos dígitos.

A pesar del choque de estímulos fiscales y monetarios, varios picos tormentosos quedaron ocultos debido a la doble burbuja especulativa. El primero está relacionado con la industria de bienes raíces, que ha estado en ebullición desde la continua quiebra de Evergrande: hay muchas acciones sin digerir en el mercado, y la caída en el poder adquisitivo de los hogares inevitablemente se observará. El segundo está relacionado con la deuda de los gobiernos locales.

Con muchas voces advirtiendo a Beijing, el cóctel recuerda el clima antes de la intervención de Lehman Brothers en los préstamos hipotecarios de alto riesgo de EE. UU. o el estallido de la burbuja inmobiliaria de Japón en la década de 1990, que hundió a la tercera economía más grande del mundo en tres décadas de UVI.

En el caso de China, las tasas de interés a un año están fijadas en 2,65 por ciento y a los prestamistas no les importa, y Beijing ha alimentado las ondas de choque al obligar a los grandes bancos estatales a satisfacer las necesidades financieras de las ciudades durante 25 años.

Las calificaciones de riesgo de las tres duras agencias calificadoras globales (Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch) han estado enviando señales de advertencia desde el comienzo de la pandemia en medio del exceso de gasto municipal en China.

Louis Kuijs, economista jefe para Asia de S&P, explicó que el halo de esperanza lo entrega una reactivación del consumo de los hogares y la inversión empresarial, lo que impulsará la actividad económica y elevará los precios, poniendo en marcha los motores de la recuperación. En ese sentido, apunta a datos positivos para las ventas minoristas que subieron 3,1% en junio, luego de contraerse 12,7% en mayo.

EE. UU., frenos duales económicos

En las principales economías del mundo, los precios están comenzando a desacelerarse. La inflación subió al 3% en junio desde el 4% de mayo. Fue el duodécimo mes consecutivo de caída, lo que sugiere que la inflación parece seguir cayendo. Incluso el núcleo está al borde de un posible control a medio plazo: 4,8%.

Al mismo tiempo, el empleo se está desacelerando, aunque no lo suficiente como para compensar un mercado laboral en evolución debido a la escasez de mano de obra específica del sector.

Es la doble paradoja de una administración de Biden que es famosamente inflacionaria pero capaz de crear empleos a pesar de su contracción económica y los aumentos de cinco puntos porcentuales de la Reserva Federal en la historia reciente.

El término “Bidenomía” es un término dirigido a la fuerte revelación de los asesores de comunicaciones del presidente de que las leyes bajo su competencia, específicamente, la inversión de miles de millones de dólares en infraestructura, la Ley de Empleo, la Ley de Chips y Ciencia y la Ley de Reducción de la Inflación, impulsarán el ciclo económico. Más de un año después de las elecciones presidenciales de 2024, «Buy American» y Bidenonomics lograron evitar una recesión el año pasado a pesar de una ola de proteccionismo.

Peter Rashish, director del Programa de Geoeconomía del Instituto Germano-Estadounidense, dijo: «Si esto sucede, Biden decidirá si termina el juego, y los aliados de Estados Unidos se darán la mano nuevamente y cooperarán entre sí bajo la estructura de interés común que reemplaza el actual orden económico global».

Al mismo tiempo, debe superar los oscuros presagios de economistas como David Rosenberg, quien ve la situación en los EE. UU. como un «muerto viviente» y predice un «aterrizaje forzoso» y una recesión en la segunda mitad del año a medida que las «políticas agresivas» de la Fed reducen el crédito y conducen a una fuerte caída en las ganancias corporativas.

El profesor de Wharton Jeremy Siegel calificó el endurecimiento monetario de Jerome Powell para frenar la inflación como una «obsesión», haciéndose eco del economista jefe de Moody’s, Mark Zandi, quien dijo que la Fed estaba «sacrificando la economía». El premio Nobel Paul Kurgman observó que la Reserva Federal «no estaba prestando atención» a la deflación en el mediano plazo debido a un ligero aumento en los costos laborales unitarios, aunque estaba «destruyendo» la actividad industrial en el país.

Europa, en lista de espera; Japón respira

Los analistas de Goldman Sachs destacaron que las economías de EE. UU. y China, Europa y Japón se encuentran en un estado de euforia. “Es cierto que en mucha menor medida que durante la pandemia”, pero dado que “solo pueden estimular la demanda a corto plazo”, matiza Neumann. Aún así, si sobreviven el verano, «pueden encontrar un camino sostenible a largo plazo» gracias a su movilización multimillonaria.

Frederic Nuemann de HSBC mencionó Bidenonomics, pero también planes de China con los mismos objetivos que la política expansiva del Tesoro de EE. UU., el Fondo Europeo de Próxima Generación y el plan de estímulo continuo de Japón.

En Europa, el clima de Estados Unidos y China tiene una gran influencia. La parálisis de la industria llevó a Alemania a una recesión técnica en la primera mitad del año, ya que la competencia tecnológica y de chips entre Estados Unidos y China provocó nuevas interrupciones en la cadena de valor, lo que generó brechas de suministro en la poderosa industria automotriz y química de Alemania.

Otro botón para sugerir que las tensiones geopolíticas siempre están fuera del club comunitario, sin embargo, esto sigue siendo una fantasía para el BCE para apaciguar su ortodoxia monetaria. Desde la perspectiva de algunos halcones, como el gobernador italiano Ignazio Visco, este puede ser el mejor antídoto contra los números rojos dibujados contra la UE, según una revisión de Eurostat.

Japón, por su parte, ha escapado de tres décadas de PIB plano y deflación en medio de una falta de aprensión en la demanda interna, que ahora conduce a un crecimiento económico del 2,7% en el primer trimestre y del 1,3% en el segundo.

Se espera que el salario mínimo suba -2.2%- este año, y se espera que los ingresos de los trabajadores aumenten -3.7%-. Su banco central no está haciendo lo suficiente para dejar de brindar estímulo monetario a sus ciudadanos con tasas de interés del 0,1 % y una inflación superior al 3 %, pero está manteniendo a Japón fuera de la cura para los males económicos mundiales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí